La industria farmaceútica hacia un futuro basado en software BI y analítico

Thomas Lönngren

Ex director de la European Medicines Agency: se desperdician U$S 65.000 millones en R&D

 Thomas Lönngren, ex director ejecutivo de la Europena Medicines Agency, estimó que U$S 60.000 millones de los U$S 85.000 millones gastados anualmente en R&D en biofarma, se desperdician. 

Por Mario Lia

 

 

Recientemente se conoció un reporte de la firma inglesa de investigación Ovum. Su autor, Andrew Brosnan, se especializa en el seguimiento del uso de la tecnología de información en las industrias relacionadas con Life Sciences, entre ellas la farmacéutica.

En este estudio se toman en cuenta factores que convergen en la generación de un nuevo escenario. Por un lado, la industria farmacéutica adopta en forma creciente herramientas de BI (Business Intelligence) y otras tecnologías analíticas. Esta adopción se aplica a lo largo del ciclo de vida de las drogas y ayudará a esta industria que debe enfrentar los desafíos de entornos que no siempre le son favorables. La economía global sembrada de disparidades, poblaciones de pacientes que viven más años y crecientes costos de la atención de la salud, hacen que las organizaciones aseguradoras o pagadoras (obras sociales, prepagas, gobiernos, etc) demanden mayor valor de parte de las terapias basadas en drogas en un esfuerzo por contener los costos. Las tecnologías analíticas, combinadas con vastos conjuntos de datos de tipo científico, médico y operacional, podrán ayudar a la innovación; a la reducción de costos y a una mayor productividad futura. Estas condiciones son las que están colocando a la industria farmacéutica en los umbrales de una nueva era impulsada por el uso de datos para una medicina basada en evidencias mediante el uso de tecnologías analíticas.

El uso de BI en la industria farmacéutica

Hasta hoy la industria farmacéutica ha ido experimentando en el uso de BI con diversos grados de sofisticación, principalmente en su frente comercial o de relacionamiento con los profesionales médicos y entidades prestadoras. Básicamente se puede decir que las tecnologías BI han tenido un uso orientado a la visualización de factores de mercado. Sin embargo, una mayor utilización de BI y analíticos permitirá que este sector pueda enfrentar nuevos desafíos. Como dijimos antes, costos crecientes, poblaciones más longevas, y medidas de austeridad, hacen que tanto gobiernos como pagadores privados de la atención de la salud quieran pasar a esquemas basados en resultados, con compensaciones y reembolsos. Todo para poder controlar los costos. Cada vez se analiza más la eficacia de una determinada droga antes de su inclusión en un vademécum o en un esquema de reembolso. Los umbrales de eficacia deben crecer para mantener la competitividad de un producto.

Los analistas del segmento coinciden en señalar que, como resultado de este panorama, las compañías de biotecnología y farma deben aumentar la eficiencia de sus operaciones, detectar nuevas y efectivas medicinas y descubrir claramente las determinantes de una óptima performance para las drogas existentes en sub poblaciones de pacientes. Es aquí donde BI y los software analíticos pueden ser de gran utilidad al transparentar las correlaciones entre factores genéticos y efectos de comportamientos que subyacen en ciertas condiciones de enfermedades. Su papel será el de permitir una mejor toma de decisiones y el de ofrecer retroalimentación de las variaciones que tiene el desempeño de una droga en sub poblaciones de pacientes.

El desafío de los datos no estructurados

En primer lugar, tenemos que dejar claro que en el reporte de Ovum se asume desde el vamos que estamos hablando de algo que está en sus días más tempranos: el suo de analíticos en la industria farmacéutica. Pero esto no nos inhibe de ver los probables siguientes pasos. Los avances tecnológicos y la proliferación en el uso de la tecnología de información comienzan a proveer los elementos fundantes que impulsarán esta era de analíticos. La adopción de registros médicos electrónicos, la reducción de costos en los estudios genéticos, dispositivos médicos conectivos a las redes y la presencia de monitores de actividad y sensores, ya están en condiciones de proveer datos relevantes. Son datos que pueden dar insights acerca de las determinantes de enfermedades y de las variaciones del rendimiento de las drogas en diferentes sub poblaciones de pacientes. Esa proliferación del uso de la tecnología genera aluviones de datos. Muchos de esos datos están almacenados en silos aislados dentro de sistemas de propósito específico cuyos datos son no estructurados, como texto, voz e imágenes o las notas de los médicos. Esos diversos formatos de datos en sistemas aislados deben incorporarse en un entorno común para poder así ser efectivamente explorados (data mining) y permitir una vista longitudinal y abarcadora de los pacientes, identificando las relaciones significativas entre una multitud de variables.

La otra función de BI en la industria farmacéutica

El software de BI y analíticos no sólo ayuda a comprender las determinantes de enfermedades y el óptimo uso de drogas en los pacientes. Son herramientas que también soportan la toma de decisiones y permiten que las organizaciones optimicen sus procedimientos de negocio aprovechando métodos estadísticos y datos del pasado para predecir la actividad en diferentes escenarios antes de dedicarles recursos.Por otra parte, las tecnologías aplicadas a la emisión de prescripciones pueden automatizar la toma de decisiones rutinarias mediante la combinación de reglas del negocio con herramientas de optimización. De esa manera, se liberan recursos humanos para que se ocupen de decisiones más complejas.

La mayor capacidad de análisis de datos impulsa la innovación

Si bien las organizaciones farmacéuticas han adoptado cierta clase de soluciones de BI y analíticos, tales como BPM (Business Performance Management), todavía queda un enorme potencial para extender su potencia hacia el campo de la innovación terapéutica, aprovechándolas para reducir costos y tiempos de ciclo involucrados en el proceso de llegada al mercado de las nuevas drogas. El autor de este reporte de Ovum destaca que en el año 2010, Thomas Lönngren, ex director ejecutivo de la Europena Medicines Agency, realizó un estudio sobre la efectividad en la inversión en investigación y desarrollo. Löongren estimó que U$S 60.000 millones de los U$S 85.000 millones gastados anualmente en investigación y desarrollo en biofarma, son desperdiciados. Es por esa razón que es de esperar que, una mayor adopción de herramientas y tecnologías analíticas por las organizaciones farmacéuticas, traerá mayor eficiencia y productividad en todo el ciclo de vida de las drogas. De esa manera, se lograrán desarrollos más rápidos de mejores terapias a menores costos. La combinación o agregación y el análisis de diversos conjuntos de datos de multitud de fuentes, traerá mayor innovación en investigación y desarrollo, a la vez que optimizará las operaciones.

Como en todos los órdenes, la variedad de opciones exige un planeamiento cuidadoso

El campo de los analíticos y sus tecnologías relacionadas se desarrolla rápidamente. Los proveedores de IT de todos los tamaños ofrecen productos incorporables a las diferentes capas de la infraestructura de IT de las compañías. De esa forma, esperan que las organizaciones usuarias puedan potenciar sus capacidades de BI y analíticos. Recientemente, Ovum publicó un reporte titulado Business Analytics in the Life Sciences:Market Overview. Allí se presentan los diferentes portafolios que ofrecen los principals proveedores de IT en cuanto a productos para que las organizaciones farmacéuticas y Life Sciences en general, pueden administrar, analizar y visualizar datos científicos, médicos y operacionales para establecer su relevancia en los diferentes estadios del ciclo de vida de las drogas terapéuticas.