La administración no es igual para todas las redes

Es importante que la administración evolucione según las necesidades de cada entorno organizacional, aunque esté de más decirlo. En aquellos entornos en los que se producen muchos reportes de errores, es importante priorizar a los más frecuentes. Por ejemplo, en algunos sistemas hará falta centrarse en la utilización de puertos y en los errores FCS. El administrador, en estos casos, fijará umbrales que, al ser superados generen un alerta indicando que puede haber un desajuste en la red. De esta manera, se puede ser proactivo y detectar los errores antes de que los usuarios detecten el problema y se puede por ejemplo forzar a que una PC trabaje a la misma velocidad que el switch, o rebootear para que renegocien la conexión.
FCS es sólo uno de los elementos que puede registrar y analizar un sistema respecto a performance. Los específicos items a monitorear dependerán de la arquitectura de los sistemas y de cuáles son los “puntos dolorosos” de una organización. Si bien se puede llegar a registrar todos los aspectos de todos los dispositivos, eso complicará más las cosas que una variante más enfocada. En general, conviene tomar aquello que consume más tiempo y automatizarlo.
Cuando se trata de servidores, switches, routers o hubs, basta con activar SNMP (Simple Network Management Protocol) y RMON (Remote Monitoring). Para desktops y servidores, se puede recurrir a S.M.A.R.T (Self-Monitoring, Analysis and Reporting Technology), cuyas alertas permitirán hacer un backup de un disco y re-rutear el tráfico antes de que el dispositivo aterrice.
Para las conexiones externas, el monitoreo de FECN (Forward Explicit Congestion Notices) y BECN (Backward Explicit Congestion Notices) permite saber cuándo los paquetes no logran su recorrido previsto.
Así, tendremos que los firewalls y sistemas de detección de intrusión alertarán sobre ataques y permitirán desactivar un puerto o dispositivo antes de que se infecten otras partes de la red, etc. Pero aunque tengamos todos estos reportes no siempre sabremos dónde comenzar a trabajar para reducir el tiempo de reparación. Una workstation que tarda demasiado en escribir sus datos puede degradar una conexión T-1 sin que, por ejemplo, el sistema de administración registre insuficiencia de capacidad. Dispositivos tales como los DSU (Digitan Service Unit) que conectan a una línea serial a Frame Relay y diversos otros, pueden presentar fallas o degradaciones que habrá que trabajar una por una.