Juniper reduce latencia llevando a VoIP a una nueva capa de sus routers

La voz sobre IP (VoIP) se basa en tecnología que funciona sobre routers y hace converger tráfico de voz con el de datos en redes IP. Juniper ensaya un enfoque que lleva a esta convergencia a una capa donde VoIP y la seguridad asociada a su funcionamiento, operan directamente sobre los engranajes del router.
El resultado de esta innovación de Juniper puede ser la menor latencia de VoIP y su consiguiente mejora en la calidad de la voz, una preocupación hasta hoy presente entre los usuarios de esta convergencia.
Juniper utiliza una tarjeta IMSG (Integrated Multiservice Gateway) que realiza procesamiento de paquetes y seguridad y se coloca dentro de sus routers M o MX. Según la gente de Juniper, IMSG puede reducir latencia eliminando cuatro de los cinco principales elementos que entorpecen el desenvolvimiento de una llamada VoIP a través de múltiples dispositivos externos como firewalls y switches. El objetivo de Juniper es reducir en un 80% esa latencia causada por el “viaje” entre chasis.
IMSG incluye un SBC (Session Border Controller) que brinda funciones de control de tráfico VoIP. “Actualmente los SBC están distribuidos en las redes y se ubican junto a los routers. Existe otro método que es el de tomar al SBC e integrarlo con la función router,” nos dice Tom DiMicelli, gerente senior de marketing de productos de Juniper.
La reducción de dispositivos y la convergencia de servicios en los routers existentes, pueden resultar en reducción de costo y latencia para los proveedores de servicios. Di Micelli aclara que IMSG tiene su propio procesador donde los servicios VoIP pueden implementarse sin utilizar los recursos del router.
La solución IMSG forma parte de la estrategia Intelligent Services Edge anunciada por Juniper en el 2008 e incluye todo el stack de seguridad necesario. “Podemos detectar, identificar y mitigar hasta 150 protocolos de ataque a VoIP, además de neutralizar al resto del malware que existe en la red,” dice DiMicelli. A continuación, destaca que la seguridad de VoIP es más problemática cuando se utilizan dispositivos aislados que no siempre se integran funcionalmente. Con IMSG, si un sistema de prevención de intrusiones (IPS) detecta un ataque, puede instruir al firewall que bloquee o detenga la circulación de es paquete en la red.
“Si tengo un firewall externo, debo hacer que todo el tráfico pase por allí. En cambio en este caso, puedo usar al firewall para proteger recursos específicos sin impactar en la performance o requerir de capacidad masiva de firewall para todo el tráfico. Es una evolución muy nítida la que ocurre cuando se puede desacoplar la interfaz de la red de la potencia de procesamiento que en ella reside,” concluye DiMicelli.