Internet de las Cosas: en 2020 habría 26.000 millones de dispositivos conectados

Gartner, la compañía investigadora del mercado de IT, analizó la potencial evolución de lo que se ha dado en llamar “Internet de las Cosas.” Según sus más recientes proyecciones, en pocos años será de miles de millones la cantidad de conexiones de sensores y dispositivos que se conectarán a Internet bajo esa modalidad.

Esto disparará una transformación profunda en los centros de datos de diferentes industrias, lo que a su vez representará nuevas oportunidades de negocio para los proveedores de tecnología que atienden a esos mercados.

Para el año 2020, IoT (por Internet of Things) alcanzaría, siempre según las proyecciones de Gartner, a una cantidad de 26.000 millones de unidades. Del lado de los potenciales proveedores que apuntan a ese segmento, llegado ese mismo año, la oportunidad de negocio podría equivaler a nada menos que U$S 300.000 millones en nuevos ingresos. La mayor parte de ese inmenso monto se generaría en concepto de servicios.

El término “Internet de las Cosas” se escucha ya en todos lados y refiere a una amplia variedad de dispositivos y sensores remotos conectables a Internet. A su vez, incluye a los sistemas de IT y a los servicios que habilitan a las organizaciones para colectar, almacenar, administrar y analizar los datos que son generados por las diferentes variedades de millones de dispositivos. Si esta información se puede manejar y administrar adecuadamente, puede representar importantes beneficios para las organizaciones.

La información en tiempo real permite una comprensión más exacta de los estados de las cosas, aumentando así el grado de utilización y productividad ya que se optimiza el uso y se tienen elementos más precisos para la toma de decisiones. Así lo sugiere la gente de Gartner en una comunicación institucional. Por otro lado, agrega el informe, los analíticos del negocio y sus datos ofrecen vistas de los requerimientos de la empresa. Mediante los datos que se alimentan de IoT se pueden predecir fluctuaciones con datos “enriquecidos por la información de IoT.”

Quienes están a cargo de los centros de datos serán los que sentirán el impacto de este cambio en forma más profunda. Así lo manifiesta Joe Skorupa, VP y analista distinguido de Gartner, quién destaca que la transmisión de cantidades masivas de datos como input a un mismo centro de datos para su procesamiento, resulta técnica y económicamente inviable.

La respuesta a este problema sería un enfoque descentralizado. “Las organizaciones se verán forzadas a agregar datos en muchos mini centros de datos distribuidos en los que se pueda ejecutar el proceso inicial,” agrega Skorupa. “Los datos relevantes serán luego enviados a una ubicación central para su un procesamiento adicional.”

Un área que requerirá de importantes cambios erá la de la red que está alrededor del centro de datos. La gente de Gartner sostiene que las actuales WAN (Wide Area Networks, Redes de Area Extendida) tienen conexiones que han sido dimensionadas en base a requerimientos moderados de ancho de banda; requerimientos generados por interacciones entre humanos y las aplicaciones. IoT supera este modelo e inunda a las redes con datos de pequeños sensores, lo que aumenta drásticamente los requerimientos de ancho de banda de entrada al centro de datos.

IoT puede llegar a cambiar sustancialmente la forma en que se maneja el centro de datos. El director de investigación de Gartner, Fabrizio Biscotti, afirma que “las operaciones del centro de datos y también sus proveedores, tendrán que desplegar una administración de capacidad con mayores posibilidades de anticipar. Esas plataformas incluyen un enfoque de DCIM (Data Center Infrastructure Management) que pueda alinear al IT con estándares de tecnología operacional y protocolos de comunicación que puedan proveer proactivamente los elementos para que el área de producción pueda procesar todos los datos de IoT basándose en las prioridades y necesidades del negocio.”

A medida que las compañías se van subiendo a IoT, la virtualización y los servicios cloud participarán en la forma que irá tomando el diseño de los centros de datos y sus arquitecturas. “Esto reducirá la complejidad con la utilización de capacidad on-demand, lo que aportará confiabilidad y continuidad a las empresas,” agrega Biscotti.

Otros desafíos estarán en las áreas de seguridad, administración del storage y control de la eficiencia general. Los proveedores de servidores tendrán que centrar su atención para dirigir sus esfuerzos en industrias verticales clave y organizaciones relacionadas con las industrias donde IoT puede ser rentable o agregar valor en forma significativa, según lo sugiere en informe de Gartner.

Artículo basado en la columna de Pedro Hernández para Datamation