Intel y su visión de los futuros “Megacentros de Datos,” procesadores láser y más

28 Sep 2006 en Servidores

Intel Developer Forum, San Francisco. Luego de que Paul Otellini, CEO de Intel prometiera una reducción a la mitad en el consumo de batería en dispositivos portables con tecnología de su empresa, Justin Rattner, CTO de la compañía, presentó su visión del futuro de los centros de datos: el “Megacenter.”
Según Rattner, en los próximos cinco años, el veinticinco por ciento de los servidores irán hacia centros de datos en capaces de alojar hasta 100.000 o más servidores.
Rattner dijo que el crecimiento que experimentan las conocidas como granjas de servidores no puede ser subestimado. Para dar una idea de estas dimensiones tan enormes en todo sentido, el ejecutivo dio el ejemplo (si bien poco probable) de un centro con un millón de servidores, el cual necesitaría una superficie equivalente a la de 18 campos de fútbol (Seguramente se refirió a campos de fútbol americano, que son más grandes). El consumo eléctrico sería de 500 megawatts, potencia suficiente para alimentar a 278.000 hogares. “Es difícil imaginar que no vamos a ser impactados por este fenómeno en forma importante,” agregó.
Respecto al consumo de electricidad, Rattner mencionó que Intel está trabajando para conseguir que sus chips Xeon consuman menos energía, pero también dijo que hay otro aspecto a tener en cuenta: en un centro de datos típico, sólo una tercera parte de la energía eléctrica consumida se utiliza en computación propiamente dicha. Las otras dos terceras partes se hacen literalmente humo en forma de calor disipado y a conversiones ineficientes entre corriente alterna (AC) y corriente continua o directa (DC.)
Rattner informó que en sus investigaciones en el campo de la alimentación eléctrica, Intel ha conseguido un suministro de una efectividad del 90%. De esta manera, podrá alimentarse a una cantidad de servidores un 60% mayor por cada megawatt consumido en el centro de datos.
Considerando que un megawatt alimenta a mil servidores, esa mejora equivaldría a poder alimentar a 600 servidores más, o bien a la economía de esa energía extra.
Luego, Rattner demostró un nuevo procesador basado en tecnología láser y ofreció los primeros detalles de su programa Tera-Scale Computing Research.
Este proyecto, realizado en conjunto con la Universidad de California en Santa Barbara, persigue la creación del primer procesador programable capaz de entregar un trillón de operaciones de punto flotante o teraflops, por segundo.
Cada uno de estos super-chips contiene 80 procesadores programables de punto flotante, con memoria on-chip capaz de alcanzar un teraflop de trhoughput en su ancho de banda.
Esto permitirá tareas de computación de altísima velocidad como búsquedas de videos y juegos en tiempo real, según explicó Rattner, quien se encargó de aclarar que este chip recién estaría disponible dentro de cinco años.