Intel presenta adaptadores de red 10-Gbps Ethernet (10GBE) para servidores

El producto está dirigido a servidores del data center y fue presentado por Intel el pasado martes. El nuevo adaptador es el PRO/10GbE SR Server Adapter, desarrollado en colaboración con Cisco Systems, con un precio algo salado: U$S 4770 en los EE.UU.  Según la gente de Intel, el adaptador es ideal en centros de datos en los que las distancias no superan los 300 metros. En el último trimestre de este año, la compañía planea lanzar una versión para fibra en modo único (single), que será el PRO/10GbE LR Server Adapter, con alcances de hasta 10 kilómetros.
Intel aprovecha que en las empresas se observa una tendencia a instalar conexiones más veloces en las redes a nivel desktops y centros de datos. Esto es más evidente donde se utilizan aplicaciones que consumen mucho ancho de banda como clusters de servidores, redes de almacenamiento, manejo de imágenes médicas o diseño gráfico, entre otros. Intel provee desde hace tiempo conexiones Gigabit Ethernet Lan en sus motherboards para fabricantes de PCs.
Gigabit Ethernet es una tecnología que compite con ATM (Asynchronous Transfer Mode) para la construcción de backbones de redes. Gigabit es más sencilla, pero se limita al transporte de datos. ATM es más flexible y versátil, permitiendo soporte de voz, video y multimedia, además de datos.
Al poder disponerse de conectividad 10GbE en el centro de datos, se puede aprovechar el 90 por ciento de los cableados ópticos en las redes de centros de datos, ya que se opera en fibra estándar multi-modo.
Intel espera aumentar el atractivo de 10GbE mediante la inversión que realiza en la tecnología óptica XPAK. Esta especificación, desarrollada en colaboración con Infineon y Picolight, soporta slots de servidor estándares, I/O denso y compatibilidad PCI.
Según la gente de Intel, 10GbE ha probado su valor en el agregado de tráfico entre switches en aplicaciones de computación de alta performance y ahora promete lo mismo en la relación centro de datos-desktops debido a la creciente demanda de ancho de banda de las nuevas aplicaciones.