Intel dice adiós a sus procesadores con bus frontal

17 Sep 2008 en Servidores

Ha llegado Xeon 7400 o Dunnington, el chip de seis cores basado en la arquitectura Nehalem de Intel. Al desaparecer el FSB (Front Side Bus) y el controlador externo de memoria, AMD se queda sin uno de sus argumentos de marketing favoritos a la hora de criticar a su competidor.
Dunnington ha sido creado para multiprocesamiento en servidores con cuatro a dieciséis sockets de procesador. Son servidores de alto rendimiento que suelen usarse en procesamiento de cargas pesadas como grandes bases de datos o aplicaciones ERP. También resultan ideales para entornos de virtualización y consolidación.
Dunnington es compatible a nivel de socket con los procesadores quad-core Tigerton (o Xeon 7300) y usa los mismos chipsets Caneland. Xeon 7400 puede usarse como upgrade en servidores que usan Xeon 7300, con sólo realizar un pequeño upgrade de BIOS antes de reemplazar los chips.
En los anteriores procesadores de Intel teníamos un bus frontal debido a que el controlador de memoria era un chip separado de la CPU y ésta debía usar al FSB para llegar a la memoria. Esa intermediación era vista como detrimento a la velocidad, especialmente en multi-core, donde el bus se convierte en cuello de botella.
Los procesadores Phenom y Opteron de AMD tienen el controlador de memoria en la CPU y convirtió a esa fortaleza en un argumento de marketing durante años, aunque Intel siempre sostuvo que, incluso FSB mediante, sus chips eran más tanto o más veloces que los Opteron. El tema de FSB pasó a ser un argumento más teórico que práctico.
Xeon 7400 ofrece el 50% más de rendimiento y consume 10% menos energía que Xeon 7300 con la misma frecuencia de reloj. Así lo comentó Tom Kilroy, VP a argo de Digital Enterprise Group de Intel.
Los servidores virtuales que utilizan Xeon 7300 o 7400 están protegidos por la tecnología VT FlexMigration, que también alcanzará a futuros servidores Nehalem, sin importar qué procesadores se usen, podrá manejar las cargas. Es compatibilidad hacia atrás y también futura.
“Virtualización 2.0” es el término que Intel utiliza para abarcar aspectos como alta disponibilidad, superación de fallas y recuperación ante desastres. “Son cosas cada vez más importantes e IT ya las contempla para una segunda generación de virtualización. Estamos pensando en proteger la inversión y en garantizar un nivel de performance,” concluyó Kilroy.