IBM vende su unidad de servidores x86 a Lenovo ¿Para cuál de los dos es mejor negocio?

27 Ene 2014 en Servidores

En algún momento pareció que IBM se había detenido en un proceso de transformación que la conducía a ser un proveedor de valor con dominio de la tecnología de información. Ahora, al desprenderse de su unidad de servidores más commodity, IBM muestra que no quiere ataduras con espacios de bajo margen, alta competencia, potencial demanda menguante y baja diferenciación disponible.

 

Luego de una semana de especulaciones y del anuncio de parte de Lenovo acerca de sus intenciones de adquisición, llegó la confirmación oficial del acuerdo. IBM vende a Lenovo sus negocios con servidores entry-level o x86.

Se trata de una operación por valor de U$S 2300 millones e incluye a servidores System x, BladeCenter y a Flex Systems, incluyendo a los servidores blade y a los switches con los que operan. También a los sistemas integrados Flex basados en x86 y a los portafolios completos de NeXtScale y a iDataPlex.

Lenovo pagará aproximadamente U$S 2.000 millones al contado y los otros U$S 300 en acciones de Lenovo. Además de la tecnología y del dinero, está el plano del personal involucrado, que asciende a 7500 personas. Según versiones, Lenovo les ha ofrecido sus mismos puestos para operar el nuevo negocio.

Este movimiento de IBM se asemeja al de un cohete espacial que va desprendiéndose de partes a medida que se acerca a su objetivo y cuando ya no cumplen una función útil. De hecho, IBM no se desprende de todo su negocio de servidores ya que sigue adelante con sus sistemas Power y las arquitecturas de mainframe System z.

El movimiento es razonable. Los servidores x86 parecen moverse hacia un segmento de empresas que se proveen de su propia potencia de computación. Asumiendo un escenario en el que la nube se convierta en la fuente de infraestructura y mayor capacidad de agregar valor, IBM deja el negocio más detallado y difícil de realizar en manos de Lenovo. También le deja el desafío de escalar exitosamente ante una competencia con escasa diferenciación. Es una incógnita si es que Lenovo podrá repetir con estos servidores el éxito que tuvo con las PCs y notebook.s

“Esta desinversión permitirá que IBM ponga su foco en innovaciones de sistemas y software capaces de ofrecer nuevas formas de valor a las áreas estratégicas de las empresas, tales como la computación cognitiva, Big Data y cloud,” afirmó Steve Mills, Seniro VP y Group Executive de IBM Software and Systems. “IBM tiene una comprobada trayectoria de innovación y transformación. Eso nos ha permitido crear soluciones que son altamente valoradas por nuestros clientes.”

Esta noticia de la venta llega apenas un día después de que IBM reportara sus resultados para el año fiscal 2013. En ese reporte se veía un negocio de hardware que no anduvo muy bien. En los números totales, IBM alcanzó ventas por U$S 99.800 millones, lo que marca una declinación del 5% respecto a 2012. El ingreso neto bajo un 1% a U$S 16.500 millones.

A lo largo de 2013, el negocio de hardware de IBM cayó U$S 1.700 millones. Mostró debilidad den servidores, incluyendo a los sistemas tanto x86 como a sus Power. Uno de los puntos fuertes de IBM en 2013 fue el de sus soluciones integradas PureSystems, con buen crecimiento y considerando que fueron lanzados hace menos de dos años, en abril 2012.

IBM retendrá la versión basada en Power de sus PureSystems.

El CEO de Lenovo, empresa de origen chino, es Yang Yuanqing. Al referirse a la operación dijo que “esta adquisición demuestra nuestra voluntad de invertir en negocios que pueden ayudar a impulsar un crecimiento rentable y a extender nuestra estrategia de PC Plus. Con la estrategia correcta, bien ejecutada, innovación constante y claro compromiso con la industria x86, confiamos en que podemos hacer crecer este negocio exitosamente en el largo plazo y tal como lo hemos hecho con el negocio de PCs a nivel mundial.”

A partir de este momento, comienza la hora de la verdad. Se presentan cuestiones como canales de distribución, know-how en ventas bastante más complejas que las que Lenovo realiza con PCs y Notebooks e incluso de storage con sus acuerdos con EMC, por ejemplo.

Si bien Lenovo está acostumbrada a manejar negocios de menor margen, en el segmento de servidores x86 tendrá que ganar market share de pesos pesados como HP o Dell, ya que IBM no había alcanzado altos volúmenes en la categoría. Posiblemente Lenovo logre aplicar sus ventajas de escala productiva consolidando la fabricación y la logística, pero tendrá que crear fuentes de soporte e investigación y desarrollo. La experiencia en ventas para entornos de centros de datos, virtualización, emulación de dispositivos y otras, tendrá que crearlas o bien apoyarse en los canales existentes de IBM a los que tendrá que incentivar fuertemente.

Veremos qué pasa dentro de dos años.