IBM va más allá de SDDC y SDN con su Entorno Definido por Software

6 May 2014 en Management

Datamation Argentina entrevistó a Javier Barabas es Arquitecto de Software para Cloud en IBM Sudamérica, Chair del Technical Council de Argentina (comunidad que nuclea a todos los técnicos locales de IBM) y mienbro de IBM AoT (IBM Academy of Technology).

Nuestra entrevista comenzó con la idea de reflejar la posición de IBM en cuanto a SDDC (Software Defined Data Centers), pero nos encontramos con una visión y alcance mucho más amplio, el de un entorno definido por

software que incluye computación, storage y networking. No vamos a incluir algunas de las preguntas realizadas de nuestra parte porque Barabas nos brindó una explicación clara y precisa de la visión de IBM, la capacidad de sus soluciones sin entrar en detalles de productos y la posición de la compañía en cuanto a los estándares del mercado y cloud computing. Así comienza la exposición de Javier:

Cómo se llega al Entorno Definido por Software

Voy a hacer un poco de historia para ubicarnos mejor en el tema. El concepto arranca en un punto relacionado con networking al que en el mercado se denominó SDN (Software Defined Networking). La idea central era la de evitar el trabajo tedioso que requiere la redefinición constante de las redes. Se trata de responder a un enfoque más orientado a la programación que a lo manual. En ese contexto, IBM comenzó a hacer sus primeros pasos, al igual que todo el mercado proveedor. Si nos remontamos a la época del mainframe, esto se llevaba a cabo aunque en un entorno que era propietario. Y el devenir de Software Defined Networking termina empujando a otro concepto importante como lo es la definición dinámica de infraestructura a la que hoy llamamos Software Defined Data Center (SDDC).

La idea de definir infraestructura de forma dinámica es muy tentadora, ya que siempre existió el tema de querer separar el plano de control de la parte de datos. Dentro de este enfoque, networking es sólo un componente más. IBM ha desarrollado la visión más genérica a la que hoy llamamos Software Defined Environment.

Si bien todo comienza como un tema de networking, hoy la facilidad de poder definir de manera dinámica no sólo al networking, sino a lo que es cómputo/procesamiento y al almacenamiento, resulta alto tentador ¿Por qué? Porque ya no nos movemos de manera manual y de esta manera logramos responder a la necesidad de los aplicativos, a las aplicaciones que le dan razón de existir a la infraestructura.

El camino hacia cloud

Lo que hace a Software Defined Networking es también muy interesante. En el caso de IBM no sólo nos posiciona muy bien ante lo que es el follow-on del data center, aquello de lo que todo el mundo habla y que es cloud computing, Por otra parte, la capacidad de dividir entornos es algo muy interesante para las empresas y con las herramientas que le permiten crear un SDN, lo pueden llegar a tener.

Deteniéndonos en el tema cloud, tenemos que una empresa podría consumir aplicativos u otro tipo de recursos ya no basados en sus premisas (on site) sino fuera de ellas y en un modelo que podemos llamar de nube híbrida. Y eso lo puede realizar utilizando este mismo tipo de tecnología, asegurándose la privacidad en la transferencia de datos mediante la utilización de cualquiera de los protocolos que hoy en día nos ofrece SDN.

IBM y los estándares open source

Acerca de los estándares que reinan en este espacio, tenemos que hoy existen dos grandes estándares de facto y pertenecen al mundo open source. Tienen que ver primero con SDN y luego también con cloud computing. Uno es OpenFlow, que nos permite administrar diferentes protocolos, en diferentes entornos, de manera transparente y que puede ser manejada desde un plano de programación, ya no manual. Por otro lado, está OpenStack, que actualmente es el estándar Open Source de lo que algunos llaman sistema operativo de cloud. Ambas cosas son complementarias porque le dan a las empresas la posibilidad de acceder a recursos de diferentes proveedores independizándose de la complejidad interna que encierra cada uno de ellos. Utilizando APIs (Application Programing Interfaces), me puedo comunicar con plataformas de cualquiera de los proveedores que hayan adherido a cualquiera de estos estándares.

El alcance de Software Defined Environment de IBM

El alcance del concepto que utiliza IBM no termina con la infraestructura, ni en definir desde el pool que recursos otorgo para una determinada carga de networking, almacenamiento y cómputo. Le hemos dado una vuelta más de rosca y llegamos a lo que en IBM denominamos “patrones.” La idea de estos patterns o patrones es la de adicionar todo lo que es la configuración de esos entornos, en una suerte de incubadora que ponemos disponible a nuestros clientes para cualquiera de los entornos que quieran ejecutar ¿Esto qué significa? Podemos explicarlo de la siguiente manera: Por ejemplo, yo tengo una aplicación. Hoy en día es muy difícil que esa aplicación se encuentre en un solo entorno; en general tenemos entornos heterogéneos, existen sistemas back-office, hay sistemas servidores de aplicaciones que nos permiten visualizar parte de ese aplicativo. Tengo distintos entes que van a formar parte de un entorno adecuado a esa aplicación determinada. Además, voy a tener almacenamiento y requerimientos de networking, más o menos seguro dependiendo de si es interno, híbrido, externo o una versión mixta de esas alternativas.

Entonces, todas esas definiciones y políticas que la empresa ha determinado respecto a quién accede a qué cosa, de qué manera protejo un entorno de otro, son cosas que debe resolver un proveedor de servicios externo o interno de la empresa. Aquí vemos el concepto de multi-tenencia (multi-tenant) donde el proveedor debe asegurar la independencia de cada uno de sus clientes. Lo que hacemos en IBM es empaquetar todas esas políticas de manera independiente y luego podemos crear tantas instancias como sea necesario. Eso puede ser on-premise, en el caso de que se tenga un data center y a ese data center lo doto de todas las facilidades que lo transforman en un “cloud enabled data center.” (centro de datos habilitado para funcionar en cloud)

Así vimos como, teniendo ese patrón, lo implanto en mis instalaciones. Pero la aplicación luego crece en volumen y mi base instalada no me alcanza. Lo que IBM permite es tomar ese mismo patrón a un hardware IBM, por ejemplo. A esta filosofía la llamamos Pure Applications. Pure Systems tiene dos componentes, Pure Flex, que es la infraestructura sola y Pure Applications, que es la parte que te permite implementar patrones. Lo que tenemos es un elemento de software que me permite implementar este patrón también en hardware que no sea IBM. Si en el mercado hay un equivalente de nuestra línea Pure, se puede decir que podemos aplicar un “cloud in a box.”

Cuando ese cliente hipotético implementó ese patrón en sus premisas y requiere mayor capacidad de procesamiento1, pero no cuenta con la posibilidad de Pure Systems, a través del nuevo paradigma de IBM, puede implementarlo en nuestro proveedor de cloud pública, SoftLayer. La portación es “ida y vuelta.”

La realidad es heterogénea

La idea de IBM es proteger la heterogeneidad. Hoy día cloud no se concibe como algo basado en una sola plataforma. Nuestros clientes tienen mainframes, plataformas power y otras y deben tener la posibilidad de elegir el hypervisor que necesitan usar aunque se trate de plataforma Intel y dependiendo de distintos factores. Nuestra solución de administración de un entorno de cloud permite definir dinámicamente dónde va a vivir esa instancia de la aplicación de la que estamos hablando, si va a ser dentro de premisas del cliente, fuera de ellas o en un modelo híbrido.

En IBM, cuando hablamos de cloud híbridas, le ponemos un escaloncito más y hablamos de cloud dinámica. Las cargas de procesamiento en un data center, tienen que poder fluctuar en ambos sentidos dependiendo de distintas condiciones que van cambiando, ya sea estacionalmente, por carga, por complejidad, por escalabilidad, velocidad, eficiencia u otros factores. Hay distintos factores que han sido definidos en un determinado momento y no necesariamente tenemos que quedar atados a esa decisión. Es necesario poder cambiar dinámicamente el entorno donde se ejecutan las aplicaciones del negocio.

La transparencia

Actualmente todo tiene que ser transparente. El nivel de la tecnología nos permite separar claramente la complejidad de las distintas plataformas de los aplicativos que tenemos que correr sobre ellas. Por ejemplo, una herramienta de administración de cloud, tiene que comportarse de la misma manera con diferentes posibilidades de ejecución de cargas.

Cuando se habla de cloud se habla de virtualización. Pero, si bien sin virtualización no hay cloud, cloud no es sólo virtualización. La eficiencia en un entorno cloud se gana con estandarización, con autoservicio. En un cloud-enabled data center, el área usuaria es la encargada de pedir su entorno sin necesidad de interactuar con ningún humano. Se hace todo con herramientas que, mediante automatización, optimizan en un 70% el tiempo de provisión de cualquier sistema. Además ofrecen facilidades que las empresas están adoptando, como lo es “chargeback” o el cobro revertido por uso. Algunas empresas están transitando por algo más liviano que es el “showback” y consiste en mostrarle a las áreas usuarias lo que están consumiendo aunque todavía no se les cargue ese costo. Se transparenta qué cantidad de los recursos del pool que está usando toda la organización, es utilizado por cada área.

¿El papel del mainframe?

¿Puede ser, por ejemplo, el mainframe, un protagonista central en el futuro escenario de la computación cloud? En el mundo, responde Javier, muchas compañías están utilizando mainframes para aprovisionar sus entornos Linux, por ejemplo. Actualmente, con la seguridad, la estabilidad y la confiabilidad del mainframe con su famosa disponibilidad de 99,9999999%, no hay manera de acercarse a eso y, respecto al costo de oportunidad y dependiendo de varios factores, se ha demostrado que el entorno mainframe termina siendo más económico que los otros. No digo que todos los clientes van a ir hacia el mainframe, pero donde encontramos mucho interés en precisamente en entornos Linux, lo que llamamos Z Linux. Esto se da en ambientes académicos, universidades y en muchos nuevos clientes de mainframe que no utilizan esta plataforma para las aplicaciones tradicionales, sino para poner las cargas de Linux en una confiabilidad muy superior a la de otros entornos.

El mainframe será una pieza importante, pero no creo que la más importante. Tendrá un papel como las otras plataformas. Es por eso que la ventaja competitiva de IBM es poder responder a la confianza de sus clientes, que han utilizado y seguirán utilizando plataformas IBM y poder manejarlas de la misma manera que ellos van a manejar plataformas que no son IBM y utilizando el paradigma de cloud.

Los socios de IBM y OpenStack

IBM tiene soluciones que soportan plataformas de storage como NetApp, por ejemplo. También tiene acuerdos corporativos con Cisco Systems. Todo lo que tiene que ver con networking y storage. Al principio hablamos de OpenFlow, pero también tenemos que hablar de OpenStack. Actualmente, todo proveedor de hardware y software que integre con OpenStack, es un socio potencial de IBM. IBM es socio platino del proyecto open source OpenStack y estamos basando todas las soluciones de administración de cloud en esa plataforma. Y esto creemos que es una ventaja, ya que IBM, como en el pasado, no tiene que desarrollar drivers para hardwares específicos o aplicaciones específicas. El sólo hecho de que otro vendor soporte OpenStack, hace que automáticamente sus soluciones estén soportadas por IBM. En IBM hemos aprendido a abrir el panorama y nos estamos posicionando como grandes contribuyentes de la comunidad open source.

Cuando Javier se refiere a proveedores como Cisco, surge en interrogante respecto a su adhesión a OpenStack pero con una gran dosis de tecnologías propietarias. Javier nos explica que IBM ha creado recursos para minimizar ese factor propietario en algunos tipos de soluciones. IBM tiene productos que integran para incorporación a cloud. Cuando se trabaja en ese tipo de soluciones, hay que tener lo necesario para integrar a todos los players que está en el mercado. IBM cuenta con una familia de soluciones para SDN, en su Software Defined Virtual Environment y recursos como IBM Tivoli Configuration Manager que sirve también para interactuar. No quiero entrar en productos porque sería muy largo, pero hay soluciones que, por un lado, integran con nuestro paradigma de administración de cloud basado en OpenStack y que permiten integrar a otras soluciones aunque ellas no comulguen con el estándar OpenStack o bien con OpenFlow en el caso de networking.

El storage definido por software

Desde el punto de vista de IBM, respecto a storage en cloud, se definen cloud pools. Esos cloud pools van a estar relacionados con computación, networking y storage. Cuando se hace la provisión de un equipo, se puede direccionar a cuál cloud pool va a quedar físicamente soportado. Esto también se aplica a un data center que tiene dos sitios por razones de alta disponibilidad, por ejemplo. Si en un momento tiene sentido establecer la ubicación física de un recursos, se puede definir, en el momento de la provisión, con algún criterio fijado por una política, un determinado cloud pool cuya ubicación física es conocida.

El valor de la experiencia y la innovación

La historia de IBM es importante. Tenemos en el mundo cientos de implementaciones exitosas de soluciones de clouds privadas y públicas. A la marca de cloud públicas de IBM, Smart Enterprise Cloud, se suma la adquisición de SoftLayer y la familia de soluciones cloud se ve fortalecida. SoftLayer este año tendrá más de 40 data centers en todo el mundo, entre los que vamos a encontrar a México y a Brasil.

Toda la experiencia que IBM ha ganado la hemos volcado en lo que llamamos artefactos reusables. IBM cuenta con una arquitectura interna de cloud, IBM Cloud Reference Architecture, que ya está en su cuarta versión y donde cada una de las implementaciones ha aportado cosas que, en principio fueron únicas y que ahora son elementos reusables para cualquier empresa que decide usar a IBM como socio de negocios en la implementación de su propia nube privada, pública o híbrida. La experiencia de IBM es muy grande y la cantidad de clientes satisfechos con sus soluciones también lo es. Creo que estamos posicionados para ser uno de los grandes proveedores de soluciones cloud en el mundo. Acabamos de anunciar al IBM Cloud Marketplace, un portal donde se pueden ver todas las soluciones de IBM en cuanto a infraestructura como servicio (IaaS), plataforma como servicio (PaaS) y todo puede ser probado y comprado en la Web. IBM está reforzando sus soluciones a la vez que comulga con los principales estándares y sin duda será un player principal del mercado.