IBM con buenos resultados gracias a sus ventas en Asia y Europa

18 Abr 2007 en Servidores

La compañía superó ligeramente las expectativas de los analistas, con una ganancia que llegó al 8% o U$S 1.21 por acción. Los ingresos para el trimestre fueron de U$S 22.000 millones, un crecimiento del cuatro por ciento respecto a igual período de 2006, aunque teniendo en cuenta ajustes por diferencias de cambio.
Gracias a su disponibilidad de efectivo, IBM adquirió a la empresa de servicios de consultoría Internet Security Services por U$S 1.500 millones para sumarla a su división Global Services.  Antes había comprado a FileNet, proveedor de administración de contenidos.
Global Services fue responsable por ingresos de U$S 12.400 millones en el trimestre y creció un cuatro por ciento respecto a igual período de 2006.  Esta división se subdivide en Global Technology Services, que representó U$S 8.200 millones y en Global Business Services que generó U$S 4.200 millones.
IBM firmó contratos de servicios por valor de U$S 11.100 millones en el trimestre y así, alcanza un acumulado contratado por valor de U$S 115.000 millones.
En Asia las ventas crecieron un nueve por ciento, por encima del promedio general. También se destacan algunos países europeos como Alemania, donde IBM creció un diez por ciento en el trimestre. En los Estados Unidos, el panorama fue más lento: se creció sólo un 1% y se alcanzaron 9.100 de los U$S 22.000 millones totales del período.
La división de software siguió creciendo, esta vez a un 4% y alcanzando un volumen de U$S 4.300 millones. Los principales protagonistas fueron los productos de la línea WebSphere, el middleware que IBM utiliza para apoyar su negocio de consultoría en SOA (Service Oriented Architecture) que se presenta muy sólido.
En el segmento de hardware y storage, IBM mantuvo ventas por un volumen de U$S 4.500, cifra igual a la del año pasado. Pero al haber crecido sus líneas de servidores high end como las P y las Z, que lo hicieron en un 14 y 12 por ciento respectivamente, significa que al resto de las piezas de este segmento no les fue tan bien.
Pero las palabras de Palmisano, CEO de la compañía, sugieren que a IBM le interesan algunas cosas más que otras: “Seguimos creciendo en los productos y servicios que aportan mayor valor y ayudan a que nuestros clientes transformen sus negocios.” El ejecutivo destacó la capacidad de generar efectivo (algo que resulta clave en la industria de IT de hoy) y el crecimiento de los márgenes brutos y ganancias.