HP presenta sus planes y enfrenta críticas de Merrill Lynch

11 Jun 2004 en Servidores

 “No podemos decir que absolutamente todos los pasos han sido dados en forma perfecta, pero podemos confiar en que estamos en donde queríamos estar.” Estas fueron las palabras de Carly Fiorina, la CEO de HP, al referirse a la estrategia de adquisiciones que convirtió a HP en la segunda empresa de IT del mundo e involucró la fusión con Compaq.
Fiorina presentó un plan para los próximos tres años, tomando como punto de partida sus ventas de más de 71.000 millones de dólares registradas en el último ejercicio. En el plan se incluye la renovación de las líneas de productos de servidores, almacenamientos de datos y software, como así también la incorporación de nuevos servicios que enriquezcan la estrategia de utility computing de la compañía, conocida con el nombre de Adaptive Enterprise. Fiorina aclaró que el futuro incluye la posibilidad de una o dos adquisiciones de importancia.
“Nuestro portafolio para fines específicos difiere del de Dell o IBM,” dijo Fiorina. “El mercado de servicios continúa fragmentándose y estamos enfocados en los espacios en los que hacemos adquisiciones. Seguimos invirtiendo más en investigación y desarrollo y también lo haremos en ciertas adquisiciones que cubran esos espacios clave,” agregó la ejecutiva.
El pasado martes HP confirmó la adquisición de la plataforma tecnológica XGS de Riverstone Networks y licencias asociadas de software. Riverstone conservará sus derechos en el sistema operativo, pero la tecnología se incluirá en productos bajo el paraguas de ProCurve Networking Business de HP. HP piensa usar a esta tecnología para desarrollar una nueva clase de hardware que complementará su ProCurve Adaptive EDGE Architecture.
Hace algunos días, en un reporte de Merrill Lynch, se recomendó a HP que realinee sus segmentos de producto en impresoras y computadoras o por mercados de consumidores y empresas. Esto puede deberse a que HP obtiene la mayor parte de sus utilidades del mercado de las impresoras y Ann Livermore, VP Ejecutiva de la firma, reconoció que las divisiones que no son de impresión recién podrían tener una recuperación financiera y salir de los números en rojo en el 2005. La mayor parte de las pérdidas actuales se atribuyen a las adquisiciones en el segmento de administración de software, donde se compraron empresas como TruLogica y Novadigm.