Google trata de mejorar su competitividad en cloud refinando su tecnología y bajando precios

Google GCPLa compañía realizó su evento “Google Next” en la ciudad de San Francisco, California, hace un par de semanas y no se puede decir que hayan presentado allí grandes novedades o realizado anuncios impactantes. La temática central giró alrededor de sus propuestas de servicios cloud, un segmento en el que compite con Amazon Web Services (AWS) y Microsoft Azure. Por ahora con cierta desventaja, Google espera de todos modos convertirse en un jugador serio dentro del nuevo universo cloud. Recordemos que Google cuenta con la red global más extensa del planeta y con los medios para desenvolverse a nivel mundial.

En la reunión con la prensa especializada participaron dos VPs ejecutivos de Google, Carl Schachter y Brian Stevens, a cargo de mercados globales y productos de Google Cloud Platform.

 

¿Una posición todavía débil en Cloud?

Uno de los periodistas presentes se refirió a la potencial debilidad que tiene Google a la hora de dar soporte a sus clientes cloud. Schachter afirmó que Google cuenta con diversas capas de soporte para usuarios y desarrolladores, incluyendo un nivel Platinum con representantes dedicados. Lo que hoy se ve como una interacción casi anónima sería remediado con un dispositivo de soporte en el que los clientes podrían tener atención personalizada.

Otro periodista preguntó acerca de la baja calificación que Google Cloud consigue en el Cuadrante Mágico de Gartner. En ese informe, Gartner afirma que Google está todavía en un estadio rudimentario de aprendizaje cuando se trata de los mercados empresarial y las empresas de tamaño mediano. A este punto Schachter respondió que no iba a discutir las afirmaciones de Gartner, seguramente basadas en la información que obtuvieron. Pero sí afirmó que su compañía está trabajando continuamente para mejorar. “Los recursos que tenemos hoy no son los mismos que hace unos años. Vamos a seguir invirtiendo y lo que hoy quiero dejar claro es que estamos comprometidos con este proyecto,” agregó.

Por su parte, el otro ejecutivo de Google presente en la conferencia, Brian Stevens, comentó que luego de estar trabajando en Google durante un año y que si hubiese escuchado esas críticas hace un año, posiblemente se habría ido de la compañía. “Ahora creo que todo ha cambiado. Las inversiones que Google está haciendo en el terreno empresarial y sus alianzas con clientes y son muy positivas.”

Luego, prosiguió diciendo que Google Cloud está ahora llegando a casos de uso específicos de las empresas. “Antes nos pedían que diéramos argumentos para convencerlos de usar Google. Ahora nos preguntan cómo pueden hacer para aprovechar nuestra plataforma para hacer las cosas en forma diferente. No puedo decir que hayamos alcanzado un punto de inflexión, pero creo que estamos muy cerca.”

 

El costo de los servicios cloud de Google y sus competidores

Un periodista de Bloomber comentó que en su opinión se ha nivelado o enfriado la guerra de precios entre Google, AWS y Microsoft y preguntó si es que se ha llegado a un punto de equilibrio en cuanto a precios.

Brian Stevens respondió que el modelo de precios de Google se basa en mejoras medibles en cuanto a infraestructura. “Nuestros números no tienen en cuenta a los de la competencia. Nuestros competidores se centran en las eficiencias. Nosotros estamos en condiciones de ver el costo real de toda la infraestructura que aplicamos a nuestra plataforma y cargamos ese costo al grupo,” comentó.

Luego continuó explicando que las eficiencias pueden consistir, por ejemplo, en desplegar varios servidores a un costo menor, “pero también aparecen en nuestra administración de redes, tecnologías de discos, nuestras prácticas operacionales. Todo lo que de alguna manera está incluido en el costo de nuestra propia plataforma. A medida que vamos evolucionando, sabemos a nivel de cada producto cuál es el costo y lo vamos trasladando al cliente.”

En realidad no es muy fácil creer que las reducciones de precio provengan de eficiencias propias y que no tengan nada que ver con el mercado y la competencia. Pero Stevens reafirmó sus dichos y comentó que en Google tienen un conjunto de metas relativas a eficiencias en infraestructura y que se harán realidad el año próximo. “Todo se traducirá en más descuentos y ese modelo seguirá avanzando.”

 

La tecnología de portación de aplicaciones

La tecnología de containers Docker salió aquí a la palestra. Schachter destacó su capacidad de crear movilidad de aplicaciones a lo largo de la infraestructura. Aquí se refirió a Kubernetes, el sistema de orquestación de containers que Google creó con el objeto de administrar clusters de containers Linux bajo una vista como sistema único y así acelerar el desarrollo y simplificar las operaciones. El VP de Google la calificó como una especie de “aceite lubricante con el que los containers realmente pueden ayudar a que la movilidad de la infraestructura ocurra.”

En su visión, la tecnología de containers está impactando en la adopción de la nube. “Vemos a grandes empresas que primero adoptan la tecnología de containers, incluso antes de pasar a una nube privada. Y si lo hacen con Kubernetes van a avanzar más rápido. La carga de trabajo será más portable y se logrará un proceso consistente.”

James Maguire, de Datamation, preguntó acerca de la alternativa de Docker que representa el reciente lanzamiento, hace seis meses, de Rocket de CoreOS. Específicamente, preguntó si veían a Rocket como a un serio jugador en los próximos años.

Brian Stevens se mostró positivo hacia la generación de competencia en el segmento de los containers.”Si existe más de una especificación de containers no representa ningún problema porque es algo que quedará aislado. Una pequeña diferencia en esas especificaciones no tiene peso.” Stevens cree que la presencia de otras especificaciones incluso hará que Docker adopte algunas de sus características por lo que se evolucionará hacia un estándar industrial más sólido.

En los ambientes de analistas y periodistas se especula sobre la posible adquisición de Docker por parte de alguna compañía mayor. Un periodista preguntó si en Google están pensando en realizar esta adquisición. Stevens no tomó el tema en serio y dijo desconocer cuál es el modelo de negocio y la rentabilidad de Docker u otros de sus detalles en términos de resultados y desempeño.

Así finalizó esta conferencia de prensa en la que no hubo grandes anuncios, pero sí buenas definiciones acerca de los propósitos de Google. De nuestra parte, creemos que Google todavía no ha alcanzado un nivel de interacción con el mercado como para generar confiabilidad, particularmente en uno de los puntos que afloró en la conferencia, el del soporte y el acercamiento a los clientes. Actualmente Google actúa a través de canales e integradores, algunos de ellos con expertise en los procesos empresariales, pero todavía parece que falta mucho para competir, no sólo con AWS o Azure de Microsoft, sino con otros jugadores que pueden pesar, como es el caso de IBM, SAP o la misma Oracle. Aunque la torta sea grande, nadie quiere una porción pequeña.