Furukawa participó con su tecnología en el proyecto “Partícula de Dios”

21 Feb 2014 en Las Agencias Informan

Buenos Aires, 19 de febrero de 2013– El Grupo Furukawa participó de forma activa en la investigación de la “Partícula de Dios”, bautizada como bosón de Higgs,mediante el desarrollo del cable superconductor que es considerado el corazón del equipamiento.

Es por esto que los ejecutivos de la compañía se sumaron a las celebraciones de la entrega del Premio Nobel de Física a los científicos del Centro Europeo de Investigaciones Nucleares (CERN), equipo que estuvo a cargo del proyecto desde su génesis.

El bosón Higgs es clave en la explicación de cómo ciertas partículas elementales obtienen su masa y permite acercarse a la observación de lo que ocurrió inmediatamente después del Big Bang. La explicación de los científicos sobre el tema fue la existencia de un campo invisible que se extiende en el espacio como una red. Poco después del comienzo del universo, las partículas que atravesaron esa red adquirieron masa. Mucho más tarde, a medida que el universo se enfriaba, formaron átomos. Para detectar ese campo, los científicos sugirieron buscar el bosón de Higgs, porque todos los campos están asociados con una partícula.

“Esta investigación es considerada por la comunidad científica mundial como el proyecto más importante en la historia de la ciencia”

Foad Shaikhzadeh, vicepresidente global del Grupo Furukawa y presidente de Furukawa Latinoamérica explica: “Los cablessuperconductores de Furukawa fueron desarrollados para eliminar la resistencia eléctrica a una temperatura de menos  196O Celsius. Estos cables son utilizados en los electroimanes, que generan los campos magnéticos necesariospara acelerar a la velocidad de la luz”.

Para la creación del poderoso campo magnético era requisito previo un cable que fuese “impecablemente limpio”, ya que en las etapas iniciales de la investigación los intentos se frustraban cuando el cable utilizado se desconectaba e inhabilita su función al entrar en contacto con residuos de petróleo y otras substancias impuras que se utilizan durante el procedimiento.

Akira Takagi, 48, uno de los principales miembros del equipo que desarrolló el cable, junto con su equipo encontraron la solución para el problema: “Nos dimos cuenta que seríamos capaces de librarnos de las más minúsculas sustancias que se ligaban al cable usando una simple máquina lavavajillas convencional”, celebró Takagi.

El bosón de Higgs es la última pieza desconocida de la teoría dominante de la física de partículas.Para el estudio, los científicos construyeron el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), el mayor acelerador de partículas del mundo – un túnel de circunferencia de 27 km en la frontera entre Suiza y Francia, operado por el CERN. En su corazón, la tecnología japonesa ha desempeñado un papel fundamental.