¿Es Linux la alternativa menos costosa?

4 Nov 2003 en Software

Linux puede llegar a ser como las cosas “gratis” o baratas de algunas promociones. O sea, no tan gratuito ni tan económico. America Online nos llenó de discos CD cuando nos “regalaba” mil horas libres de navegación, pero sabían que desinstalar el software al final de ese período de prueba, iba a traer otros problemas, como informar a todos la nueva dirección de e-mail, etc. Lo mismo ocurre con las impresoras que van de regalo con una PC. Luego hay que comrar cartuchos que cuestan muchos pesos.
Con Linux ocurre algo parecido ¿Es realmente menos costoso que Windows al final del camino? Para comenzar, no queda duda de que el sistema operativo en sí mismo es más barato que los otros. Cualquiera puede descargar el código fuente desde un sitio sin ningún cargo, aunque esas versiones gratuitas no son precisamente las que se utilizarían en una empresa.
“Empresas como SuSE y Red Hat tienen versiones sofisticadas con capacidades de soporte superiores, herramientas adciionales y utilidades para administración,” nos dice Andy Butler, vicepresidente a cargo de tecnologías de servidor en Gartner, Inc. “Esas son las versiones sobre las que corren productos como Oracle o SAP.”
Por eso, si se desea una versión de Linux con soporte, se puede comprar a Red Hat Linux 9 o a SuSE Linux Personal 8.2 por unos 40 dólares. Es menos que los 200 que se pagan por Windows XP Home Edition. Las ediciones para desktop profesionales de Linux también cuestan más, pero sigue siendo menos que versiones Windows comparables.
Pero los costos de licencia son una porción muy pequeña del TCO (Costo total de propiedad) de un sistema. Dan Kusnetzky, de IDC, nos dice que la administración, desarrollo y soporte, acreditan entre un 50 y 70% de este costo total. El hardware de servidor va del 12 al 15 %. El hardware cliente representa entre un 10 y 12% de ese costo total de propiedad. El software agrega un 8 a 10%; comunicaciones un 5 a 7% y otros gastos del 3 al 5%. Así, reducir el costo del sistema operativo, tendrá un impacto mínimo.
Los administradores Windows, por otra parte, requieren de menor especialización que los de UNIX/Linux. Un servidor Linux, a igual especificación, soporta una carga de trabajo un 20% mayor a Windows. Un estudio de IDC muestra que Linux utiliza menos hardware, software y tiempos de caída que Windows. Pero Windows tiene menos costos de staff y capacitación. Conclusión, tiene un TCO un 11 a 22% menor que el de Linux… excepto en el área de servidores Web.
Quienes defienden a Linux afirman que su mayor costo se debe a la inmadurez del sistema y de las herramientas de administración disponibles. Los analistas de IDC destacan que la situación es un cuadro móvil, donde las brechas se estrechan o agrandan en forma dinámica. Por el momento, sigamos dudando y evaluando.
Linux parece ganar espacio en los ambientes empresariales con el apoyo de firmas como IBM, Computer Associates, BMC, HP y muchos otros líderes. Por otra parte, el staff de IT ha ido ganando experiencia en este sistema operativo. Un factor a considerar es el de la cultura y los conocimientos disponibles en cada organización, dejando de lado el costo de las licencias, ya que el costo de personal es simpre el principal componente.