Ericsson supera las ofertas de Nokia-Siemens y se queda con el negocio wireless de Nortel

Se trató de una especie de subasta, conocida como “stalking horse,” donde Nokia-Siemens había iniciado el proceso con una oferta de U$S 650 millones, luego superada por Ericsson que terminó pagando U$S 1.130 millones. Como Nortel es una empresa canadiense, hoy en bancarrota, el acuerdo está sujeto a la aprobación de la corte de ese país y también de los EE.UU donde Ericsson tiene la unidad que realiza la adquisición.
Los activos del negocio wireless de Nortel incluyen sus tecnologías de acceso CDMA (Code-Division Multiple Access) y LTE (Long Term Evolution) con las que Ericsson espera obtener una ventaja competitiva. De hecho, por el momento privándolos de LTE.
El presidente y CEO de Ericsson, Carl-Henric Svanberg, dijo que “por supuesto que cualquier acuerdo de esta clase impacta en el escenario competitivo. No creemos en acuerdos con orientación negativa o defensiva; hicimos esta adquisición por su contenido ofensivo, por lo que puede hacer por nuestra empresa.”
Luego, Svanberg rescató el valor de los activos de Nortel. “CDMA es una tecnología que seguirá vigente por varios años más y que nos traerá mucho negocio. Pero CDMA también serán las primeras redes en migrar a LTE y por eso esta estrategia es tan importante para nosotros,” agregó.
LTE representa un salto evolutivo respecto a CDMA, tanto en velocidades como en capacidad de datos y Ericsson había estado tratando de desarrollar sus propias tecnologías LTE. En Ericsson piensan continuar con sus proyectos ahora reforzados con los laboratorios de Nortel. Principalmente, utilizarán la tecnología Nortel en la migración de CDMA a LTE. LTE representa un activo que de todos modos tendría que haber desarrollado Ericsson.
Mientras tanto, recordemos que Nortel tiene otro “stalking horse” en curso, con una oferta de U$S 475 por parte de Avaya que aspira a extender su portafolio de tecnología en networking y VoIP.