Entre Ríos declara industria a la producción de software

10 Jul 2006 en Software

El poder ejecutivo de la provincia de Entre Ríos sancionó definitivamente mediante la ley provincial 9716, la normativa que considera a la industria del software como una actividad industrial y de esta manera las empresas tecnológicas de la Provincia gozarán del régimen establecido por la ley nacional 25.856.

El proyecto de ley fue presentado por el senador Juan José Bahillo de Gualeguaychú  y establece que a partir de su reglamentación por parte del ejecutivo y su publicación oficial, “la producción de software se considerará como actividad productiva asimilable a las actividades industriales, a todos los efectos legales”.

“Es un paso muy importante que está dando la provincia de Entre Rios para el desarrollo local de las empresas de tecnologías de la información y sin dudas generará nuevas oportunidades para el desarrollo económico de la provincia” sostuvo Miguel Angel Calello, Vicepresidente de la Cámara de Empresas de Software y Servicios Informáticos (CESSI).

El principal centro de producción de software de la provincia se encuentra en la ciudad de Gualeguaychú donde se ha desarrollado un polo de desarrollo tecnológico dentro del Parque Industrial de la ciudad, que emplea a más de 100 profesionales y se destaca por su innovación en el campo de la tecnología para la agroindustria.

Con la incorporación de esta provincia, ya son varias las provincias que declararon industria a la producción de software: Córdoba, Santa Fé, San Luis y Chaco. A la fecha la mayoría de las provincias argentinas que aún no han adherido, tienen en tratamiento proyectos de ley al respecto.

Paradójicamente, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que es donde se concentra la mayor actividad productiva de software en Argentina, aún no ha adherido a la ley nacional 25.856, ni tiene proyectos en vista en tal sentido. La Industria del Software es de vital importancia para el desarrollo, máxime considerando su impacto en el crecimiento que provoca en las demás industrias, aparentemente ello todavía no ha sido advertido por la autoridades porteñas.