El papel del storage en la computación “utility”

14 May 2004 en Storage

Debido a la importancia que los datos de misión crítica tienen para las empresas de la actualidad, la capacidad de proveer acceso a una fuente de almacenamiento segura y garantizar un adecuado nivel de servicio (SLA, Service Level Agreements) se ha convertido en un eje básico para la computación bajo el modelo utility. Bajo este modelo de computación, múltiples clientes reciben servicios desde una misma infraestructura en un modo “pague por lo que usa.” Esto promete escalabilidad y economías para enfrentar los cambios en los negocios sin realizar enormes inversiones de capital.
Bajo un modelo que permitiría a las compañías tener acceso ilimitado a recursos de computación en cualquier parte del mundo, pagando sólo por los servicios que se utilizan, es de esperar que la provisión de storage se integre adecuadamente a esa estrategia. Recordemos que la computación utility es técnicamente mucho más compleja que el clásico outsourcing que hoy conocemos y el plano del storage de datos no escapa a esa realidad.
En un artículo de la publicación Data Storage Today, el autor E.P. Komarla, recomienda revisar cuidadosamente la arquitectura y organización de la infraestructura de computación utility que ofrece el proveedor. La mayoría de los proveedores ofrecen soluciones completas y listas para implementar. Esas soluciones pueden no tener en cuenta elementos clave como el tipo de acceso, la integridad de los datos, la administración unificada de recursos, la tolerancia a fallas, la adjudicación de los recursos, la calidad del servicio y la imputación dinámica, además de la interoperabilidad entre diferentes plataformas. Los gerentes de IT deben evaluar si las soluciones del proveedor, generalmente inspiradas en sus propias propuestas para industrias verticales, tienen una interfaz adecuada con los requerimientos únicos de los sistemas y procesos de negocios de su empresa.
El almacenamiento en red es una solución que ofrece la posibilidad de utilizar recursos sin interrupción de las aplicaciones, pero dependiendo de la arquitectura física de los dispositivos SAN (Storage Area Network), pueden existir elementos que impacten negativamente a esa fuente de costos. Por ejemplo, la tecnología Ethernet continúa su avance y la brecha entre iSCASI (Internet SCSI) y Fibre Channel (FC) continúa cerrándose, con los costos a favor de iSCSI. Esto no sólo impacta en el costo directo de los recursos, sino también en su administración, ya que con iSCSI sólo debe administrarse una infraestructura Ethernet y no dos separadas como en el caso DE SAN con FC.
Todavía faltan estándares que impiden que las diferentes soluciones sean utilizadas tal como vienen, especialmente en lo que hace al cruce de plataformas y, en términos de la computación utility, todavía no existe una unidad de storage “universalmente aceptada.”