El mainframe IBM tiene lo único que le faltaba: Windows

 

En el 2010, cuando IBM presentó su mainframe zEnterprise, también anunció sus intenciones de disponer blades de propósito general para IBM zEnterprise BladeCenteer Extension. Esos blades incluían a los basados en System x (la plataforma x86) corriendo con Linux, que estarían para este año en curso. En ese momento, IBM también insinuó que podría llegar a soportar a Windows. En abril de 2011 confirmó esos planes y en diciembre 16, tendremos la extensión z/Enterprise Windows.

 

Se trata sin duda de algo que responde a la demanda del mercado. Por un lado, las compañías usuarias necesitan plataformas capaces de virtualizar cientos o miles de máquinas/servidores y, por el otro lado, les hace falta un backoffice capaz de soportar el entorno que forma parte de la mayoría de las organizaciones: Windows.

Los usuarios de zEnterprise podrán integrar aplicaciones Windows al entorno mainframe a partir del 16 de diciembre de este año. Las aplicaciones multitier (multi-capa), por ejemplo las aplicaciones Windows que utilizan datos del mainframe, podrán ser integradas y consolidadas en el mismo sistema.

Según Greg Lotko, VP de marketing para System z, se ha logrado combinar al mundo del mainframe con el de la computación distribuida. Esta arquitectura fue diseñada para bajar costos y complejidad en los grandes centros de datos corporativos y para mejorar la administración de cargas que trasncurren entornos mainframe y distribuidos.

El zEnterprise estuvo disponible en 2010 y ese mismo año IBM entregó sus primeros zEnterprise BladeCenter Extension con soporte a servidores blade impulsados con su procesador Power7 y con el sistema operativo AIX. Además, se incluía el IBM Smart Analytics Optimizer. Este año, se agregaron los blades DataPower y la integración con Linux. Antes de fin de año, se suma Windows a la partida.

El mainframe, en nuestra opinión la máquina destinada a protagonizar la era cloud, permite ahora que los usuarios se muevan libremente entre diferentes entornos, teniendo a z/OS, a Linux, a UNIX (AIX) y también a Windows. Los usuarios pueden ahora elegir la plataforma que mejor les cabe a sus aplicaciones de toda clase, teniendo a sus front-ends Windows con la integración necesaria con los datos del mainframe. Esto facilitará sin duda el control maestro de los datos y la eliminación de redundancias y fuentes de problemas de integridad en dichos datos.

Los usuarios también podrán consolidar cargas diversas en el mainframe, por lo que obtendrán un mejor retorno de sus inversiones. Según la propia IBM, el impacto en costos de la consolidación sobre System z será sustancial, con ahorros de hasta un 70% en el costo total de propiedad (TCO) si se lo compara con las plataformas distribuidas.

Otro aspecto importante es que la administración de estas diferentes plataformas será centralizada. Las aplicaciones Windows para sistemas x86 podrán correr sobre los mainframes z196 y z114.

Las aplicaciones que hoy corren sobre xblades o System x podrán instalarse sobre zEnterprise sin cambios. Todo queda bajo la administración de zEnterprise Unified Resource Manager a través de una consola única. Otra ventaja es que los servidores de aplicaciones estarán dentro del entorno del mainframe y sus datos, tanto física como lógicamente.

Esta capacidad híbrida ya estaba disponible en la administración de cargas de trabajo basadas en sistemas Power con Aix y también en sistemas x con Linux, al igual que la solución analítica Data Analytics Accelerator y en el applicance multifuncional para System z, IBM Websphere DataPower x150 for zEnterprise. Así, diferentes cargas de proceso/trabajo se pueden distribuir en múltiples sistemas pero son administradas como un entorno único.