El lenguaje de Web 2.0: Blogs, wikis, mashups

28 Mar 2007 en Software

Si bien la mayoría de nuestros lectores son expertos en la materia, posiblemente alguien quiera repasar el significado de los términos que hemos utilizado en el artículo sobre BEA Systems, ubicado arriba.
El más popular de estos términos es Blog. Deviene de Web Log y es una página Web que sirve para hacer públicamente accesible lo que sería el diario de opiniones personales de alguien. Generalmente se actualiza a diario para reflejar puntos de vista, información u otros contenidos que el autor encuentra de utilidad para la comunidad u organización a la que pertenece o con la que se identifica.
En el caso de Wikis, se trata de un sitio Web dedicado a la colaboración en la que se va acumulando en forma perpetua el trabajo que realizan los muchos autores que van sumando su aporte. En cuanto a estructura y lógica es similar a un blog y permite que los visitantes editen, borren o modifiquen contenidos en el sitio Web, utilizando una interfaz de browser. En algunos casos, existe un moderador que autoriza esos cambios o eliminaciones de contenidos (el caso de Wikipedia). En contraste, un blog tiene generalmente un solo autor y no permite que un visitante cambie el contenido original publicado. Sólo admite el agregado de comentarios a ese contenido original.
La palabra “wiki” significa “rápido” en la lengua hawaiana. El primer wiki fue creado por Ward Cunnigham en 1995.
El vocablo “mash-up” se utiliza para denominar a una nueva clase de aplicaciones basadas en la Web. Las primeras aplicaciones fueron creadas por hackers y programadores que, en su mayoría, actuaban voluntariamente. Un mash-up combina al menos dos diferentes servicios de distintos y hasta competitivos sitios Web. Por ejemplo, una aplicación mash-up podría combinar datos sobre el tráfico brindados por una fuente en Internet, para representarlos en un mapa de Yahoo, Microsoft, Google o cualquier otro proveedor de contenido.
El término mash-up nace de los ambientes de la música hip-hop en la que se practica la combinación de dos o más canciones o piezas musicales.
Esta capacidad de mezclar y aparear datos y aplicaciones desde múltiples fuentes para conjugarlas en una entidad dinámica, es para muchos el más claro ejemplo de la promesa que encierran los estándares de Web services y la computación on-demand.