El éxito de las comunicaciones unificadas todavía tibio

La adopción de las UC (Unified Communications) no avanzan al ritmo que se esperaba luego de todo el ruido de marketing que han tenido. Una nueva encuesta, realizada por la firma Market Tools para el proveedor Siemens, muestra que la mayoría de los proyectos de UC alcanzaron un nivel de beneficios “promedio” y que sólo una de cada seis compañías de los EE.UU. tiene alguna forma de UC instalada.
Los principales desafíos que encuentran los clientes están en la seguridad y los requerimientos de infraestructura.
Esta noticia no es muy estimulante en momentos en que el segmento de UC se sigue poblando de proveedores y soluciones que prometen agilizar los procesos de negocio y aumentar la eficiencia operativa de los clientes que las adopten.
Las comunicaciones unificadas conectan mensajería instantánea, e-mail, voz sobre IP, tecnología de detección de presencia y capacidades de conferencia en vídeo y Web, todo en una misma plataforma. Cisco, Microsoft, Nortel, NEC e IBM, están entre los jugadores que promocionan este segmento de soluciones.
La encuesta informa que un 53% de las grandes empresas de los EE.UU. están considerando o iniciando la implementación de instalaciones UC. Si bien este rango de compañía no existe en Argentina, sirve tener en cuenta sus movimientos ya que son empresas con departamentos de IT que cuentan con los medios para analizar y evaluar nuevas tecnologías en forma exhaustiva.
De ese 53%, sólo un 16% ha instalado ya algún sistema y el resto espera hacerlo en un plazo de dos años. De quienes ya instalaron, dos tercios consideran que los resultados alcanzados por sus compañías han sido, “en el mejor de los casos, medianamente satisfactorios.” En cuanto a los beneficios concretos citados por los entrevistados, están la mayor productividad y la capacidad de respuesta empresarial.
“Los principales desafíos están en tener que sacar y reemplazar y la naturaleza todo-o-nada de UC. Esto lleva a una percepción de que UC puede ser potencialmente difícil y cara en su adopción,”
expresó Janyce Harper, VP de marketing de Siemens Enterprise Communications. “Es legítima la preocupación si el enfoque consiste en reemplazar o hacer un upgrade de toda la infraestructura de telecomunicaciones o e-mail,” agregó.
Al respecto, cabe comentar que algunos intentos como el de Microsoft, con su OCS (Office Communications Server), apuntan al aprovechamiento de las infraestructuras existentes complementándose con ellas.
La encuesta incluyó la entrevista de 506 profesionales de las áreas de tecnología y negocio, responsables por la implementación de sistemas de telefonía y otras comunicaciones en empresas grandes.