El escenario de la computación “On-Demand”

17 Feb 2004 en Servidores

La computación on-demand o el modelo utility promete a los usuarios un mayor alineamiento entre el negocio y las infraestructuras de IT. El marketing de varias empresas incluye intensivamente la mención de este esquema que sería capaz de acompañar a los dramáticos cambios que enfrentan las empresas de todo el planeta. La globalización y los mercados emergentes obligan a una mayor flexibilidad y atención a los costos como apoyos que permiten reacciones más rápidas.
Empresas con una infraestructura de IT similar a la de un cableado eléctrico por el que fluirá mayor o menor cantidad de energía según la demanda y donde aparece la funcionalidad que satisface los objetivos del negocio en cada una de las etapas de su cadena de valor. Esa es la promesa de on-demand, pero no podemos olvidar que IT y las áreas de negocios todavía no se entienden del todo bien.
Las investigaciones recientes castigan a IT por su escasa capacidad de respuesta y baja calidad del delivery en ambientes de negocio cada vez más exigentes. Muchas de las iniciativas se ven entorpecidas por el sector de IT, en lugar de ser facilitadas. Ocurre que cada nuevo proyecto involucra la compra de otro servidor con nuevas aplicaciones y herramientas. Esta modalidad ha llevado a la proliferación de nuevos sistemas con capacidades previstas a su máximo y bajo estándares de IT, no del negocio. Como resultado, tenemos nuevos requerimientos de administración, capacidades ociosas y mayor intervención humana.
El enfoque on-demand aspira a flexibilizar los entornos y hacerlos más atentos al servicio; con funciones de auto administración y perfecto alineamiento con los procesos del negocio. El alineamiento con el negocio elimina los problemas entre la gente de las áreas de negocio y la de IT, mientras que con la autoadministración, desaparece la necesidad de comprar nuevos sistemas cada vez que aparece un nuevo proyecto.
Si bien muchos consideran a on-demand como a un nuevo “verso” de los proveedores para regenerar un impulso similar al que vivieron las punto.com, el planteo se basa en estándares, orientación a servicio y procesos de negocios. Esos tres elementos pueden representar valor si se los combina adcuadamente.