Discos Duros: Capacidad sin velocidad = desperdicio

28 Feb 2005 en Storage

La industria de los discos duros nos ha sorprendido cada año con discos de mayor capacidad y menor precio y tamaño. La mayoría de los estudios de tendencia de mercado se ocupan de la relación precio/capacidad, pero no ocurre lo mismo con la performance ¿Hasta dónde se puede llegar aumentando la capacidad de los discos sin aumentar la performance en forma equivalente? Esta pregunta lleva a discutir dónde están los límites reales en almacenamiento en discos y si esos límites serán tecnológicos o prácticos.
La capacidad crece anualmente a un ritmo del 40 o 60 por ciento. Para el 2012 se esperan discos de varios terabytes. Pero la performance mejora a un ratio del 10 % anual. El rendimiento base de un disco se mide en el total I/Os random por segundo y ya puede superar los 100 I/Os por segundo dado que el tiempo de acceso promedio (búsqueda promedio, latencia y transferencia de datos) es de 10 milisegundos por I/O en los drives más recientes.
Aumento de capacidad sin correlato en la performance del drive es algo que genera una descompensación definida por el ratio denominado Disk Access Density. Access Density es el ratio de performance, medido en I/Os por segundo, respecto a la capacidad del drive (Access Density = I/Os por segundo por gigabytes).
Esta situación hace que los aumentos de performance provistos por los caché de discos sean obligatorios en cualquier subsistema medianamente activo.
En términos de aplicaciones, los discos con esta descompensación no son adecuados para casos con muchas aplicaciones o usuarios concurrentes. Es por eso que la industria de los discos se dividirá en dos niveles: el de la baja capacidad y alta velocidad o performance; y el de los drives de alta capacidad para baja actividad.
Como resultado de todo esto, los administradores de storage en las empresas se cuidan de poner muchas aplicaciones o a sobrecargar un drive y lo hacen para mantener niveles de respuesta aceptables. Así, tenemos que los niveles de utilización de los discos declinan a medida que la capacidad crece.
Para sistemas no-mainframe, los niveles de ocupación de los discos está por debajo del 50 por ciento de la capacidad total. Esto significa que se deben comprar más discos para atender a la demanda total de almacenamiento y esto hace que el costo total del storage aumente junto con los costos operacionales de mantenerlo en funcionamiento.
En conclusión: si no se resuelve el problema de la densidad y la performance, a nadie le puede interesar comprar capacidad para no utilizarla.