Dilema para los usuarios de Linux Red Hat versiones 7.1, 7.2, 7.3 y 8

20 Ene 2004 en Software


Quienes tienen registradas estas versiones de Linux provistas por Red Hat, recibieron esta semana un e-mail donde se les avisa que el soporte para las versiones que figuran en el titular ha sido discontinuado.
“No continuaremos generando actualizaciones de seguridad, corrección de bugs o de mejora para estos productos,” son las palabras que rezan en la comunicación que recibieron los suscriptores de Red Hat Network (RHN). RHN es la plataforma de administración de sistemas con la que los administradores pueden aplicar correcciones, actualizar y monitorear sus infraestructuras Linux de Red Hat.
Quienes tengan la versión 9, también deben preocuparse, ya que su soporte expira el próximo 30 de abril.
El recordatorio de esta semana fue el cuarto emitido por Red Hat. La suspensión oficial se había anunciado para el 31 de diciembre, pero la empresa liberó una actualización final del kernel después de esa fecha. “Quisimos ser responsables y darle tiempo a todos para que tengan un plan alternativo,” declaró Leigh Day, vocero de Red Hat.
El anuncio cae a los pocos días de que Microsoft anunciara la extensión de su soporte para Windows 98. “El final de nuestro ciclo de vida significa que no vamos a dar más soporte. En cambio, cuando ese ciclo de vida termina para algo propietario, en muchos casos equivale a tener que discontinuar su uso,” agregó Day.
La estrategia es coherente con los planes de Red Hat para la venta de suscripciones de su Enterprise Linux (RHEL), pero no todos los usuarios están en condiciones de migrar. Aunque el proveedor sostiene que RHEL 2.1 es casi igual a la versión 7.2, se requiere una completa reinstalación. Muchos utilizan sus servidores Linux en regímenes de 24 horas al día y no pueden detenerse para instalar un nuevo sistema operativo. Además, hace falta comprar nuevo hardware, probar el sistema, y migrar y probar las aplicaciones en los nuevos servidores. Como opción, algunas compañías ofrecen servicios de transición para quienes tengan estas versiones legacy y proveen actualizaciones para las versiones sin soporte. También está Fedora Legacy Project, donde la comunidad Linux se encarga de soportar a las versiones muertas de Red Hat.
Veremos si los proveedores de computación (Unisys, IBM, HP, Dell y otros) se ocupan de facilitar las cosas para sus usuarios que confiaron en su “one stop shopping.”