Datamation de Argentina Cesa sus Actividades Definitivamente

Han transcurrido más de 26 años desde el momento en que se editó el primer ejemplar impreso de Datamation en Argentina. En esa época los medios especializados en IT eran muy pocos y el ambiente de trabajo con las firmas proveedoras sumamente grato y de excelente nivel.

Rápidamente, en cuestión de meses, alcanzamos un gran éxito gracias al trabajo profesional de nuestro equipo y a los contenidos de calidad y avanzada. Nos convertimos en el medio que comunicaba tendencias y adelantaba información sobre productos y tecnologías que aún no llegaban a nuestro mercado, centrándonos en aquellas que ofrecían ventajas competitivas para las organizaciones.

La edición impresa continuó editándose hasta el año 2004. A partir de ese momento pasamos a ser un medio digital, tal vez  en forma algo temprana respecto a la evolución del mercado local. Con mucho esfuerzo, sostuvimos la actividad hasta el pasado mes de diciembre del 2016, tras haber sufrido ingentes pérdidas durante tres años.

Paradójicamente, el volumen de comunicación emitido por las empresas y sus agencias de prensa creció en forma exponencial. Sin embargo, esos mismos actores no apoyaron económicamente a los medios especializados como el nuestro. Pusieron más carga en el camión y nada de combustible para que pueda llevarla.

Un promedio de 600 gacetillas y comunicados mensualmente , muchos de ellos de real interés los qué, sumados a los temas sobre los que los lectores solicitaban material, componían una tarea que exigía no menos de 120 horas semanales de trabajo de edición. Sin hablar de la generación de contenidos, la investigación y el estudio en diversas fuentes. A todo eso se agrega el esfuerzo de mantener un sitio Web y de alimentar una base de datos de más de 130.000 contactos. Demasiada carga y nada de combustible.

Menos aún podríamos hablar de disponer de gente que pudiese ir a las presentaciones, desayunos, almuerzos y otros rituales en los que, perdiendo un montón de tiempo, se recoge alguna información y en los que, a fuerza de insistencia, se puede recoger alguna migaja publicitaria. No pensamos que eso sea algo malo, pero es un juego que no sabemos jugar.

Nuestra capacidad de ofrecer un buen producto menguó signficativamente en los últimos meses de 2016 y aunque teníamos una interesante agenda de temas, entrevistas y stock de artículos académicos, bajamos los brazos. La única verdad es la realidad. Y esa realidad es que no podemos seguir adelante y que ha llegado el momento de decir adiós. No queremos decir que la nuestra sea la única verdad. Citando una frase de Sartre, es posible que “hayamos confundido el desencanto con la verdad.”

Les decimos hasta siempre a nuestros lectores y amigos, agradeciendo todos los reconocimientos que hemos recibido durante todos estos 26 años de parte de nuestros lectores.