Data Warehousing en proyectos de optimización de procesos

30 Ago 2004 en Storage

El esquema de warehousing de datos está recuperando vigencia en las organizaciones que automatizan sus procesos de negocio horizontalmente en sus departamentos y unidades de negocio. Un proceso que alcanza a varios elementos de una organización, se caracteriza por la utilización de los mismos datos de una punta a otra del mismo. Esta necesidad se hace más cruda en aquellas organizaciones que utilizan aplicaciones de varios proveedores y sobre diferentes plataformas.
La planificación del almacenamiento de datos en los que se basa el empleo de warehousing debe partir de una arquitectura que se ajuste a la estructura organizacional. Lou Agosta, analista senior de Forrester Research, señaló en una entrevista con BPM Today que “es perfectamente razonable utilizar un warehouse de datos para optimizar las transacciones y procesos operacionales bajo reingeniería en un proyecto BPM (Business Process Management), pero no existe una misma arquitectura de warehouse que satisfaga a todos los casos.”
Para la especialista Agosta, las arquitecturas de warehousing se clasifican en tres categorías. La primera que todos solemos considerar es la de un esquema de datos centralizados y consolidados. Esta clase de warehouse opera en forma de un eje con rayos, con el warehouse en el centro y los sistemas dependientes conectados a ella.
La segunda arquitectura de warehousing es la distribuida, donde, opuestamente a la anterior, se compone de un grupo de almacenes de datos heterogéneos pero relacionados.
El modelo híbrido es el que conocemos como arquitectura federada de warehousing. En este diseño, los almacenes de datos están distribuidos, pero mantienen una superposición parcial. Este modelo federado también puede ser implementado mediante un hub de datos centralizado.
Cada modelo atiende a una determinada estructura organizacional. La arquitectura distribuida, según Agosta, funciona mejor en organizaciones altamente descentralizadas, tales como los holdings o conglomerados. En las empresas más centralizadas, tales como las del ambiente financiero, se trabaja mejor con un modelo consolidado. El modelo federado suele usarse cuando la organización migra de una arquitectura de warehousing a otra.
A medida que las empresas emprenden proyectos de optimización de procesos que favorezcan el alineamiento de sus operaciones, deberían al mismo tiempo incluir una revisión de la arquitectura de warehousing. Cuando se organiza la arquitectura de datos en capas, es el momento de incluir formas de inteligencia para la administración de esos datos.