Creciente utilización de WiFi en redes locales inalámbricas empresariales

A medida que se descubren los beneficios de una fuerza de trabajo móvil que quiere estar conectada eventualmente sin necesidad de una conexión cableada mientras se está en la empresa, los ejecutivos de IT encaran nuevos proyectos WiFi.
El uso de redes locales inalámbricas (WLANs o Wireless LANs) crece y ha superado su etapa experimental para convertirse en parte estándar de la infraestructura de IT.
En algunas aplicaciones, como la de transmisión de datos médicos en grandes hospitales o bien acceso Web en hoteles o lugares públicos; las de voz sobre IP (VoIP) o las de RFID (Radio Frecuency Identification) en seguimiento de equipos o materiales y mercaderías, las redes WLAN son indispensables.
Estas fuerzas de trabajo ahora más libres de sus ataduras cableadas, requieren de una infraestructura con un buen plan para el crecimiento. Si bien se suele arrancar con la fuerza de ventas u otras funciones que no están dentro a tiempo completo, conviene prever la escalabilidad incluyendo a más funciones. La experiencia es que, una vez que se comienza, se crece rápidamente.
Quienes ya tengan instalados puntos de acceso 802.11b, querrán pronto dispositivos de mayor velocidad basados en 802.11g con mayor ancho de banda para posibles video conferencias y otras aplicaciones.
Los puntos de acceso deben ubicarse correctamente para garantizar accesibilidad y trhoughput (caudal de transmisión) y para ello no bastan los planos. Habrá que investigar las áreas y ver si las ondas se reflejan y propagan en el espacio que cubrirá el punto de acceso. También conviene verificar qué materiales bloquean las señales.
Cañerías en paredes, armarios de archivo, plantas y hasta cuerpos humanos, pueden absorber señales 802.11 y reducir la potencia de la señal y velocidad de transmisión. Esto incluye a locales de ventas de poca superficie. Si bien ya existen empresas que se especializan en la verificación de estos requerimientos físicos, también se pueden usar PDAs con software de análisis, como el de AirMagnet, que se utiliza para detectar interferencias en un canal y para elegir los mejores lugares para ubicar los puntos de acceso y las computadoras.
Un buen sniffer no sólo ayudará en cuanto a ubicación de los recursos, también servirá para diagnósticos y seguridad.
Una vez instalados, los puntos de acceso requerirán retoques para adaptarse a los cambiantes patrones de uso. Productos como AirWave Management Platform (AMP) de AirWave Wireless, permiten ver la carga de tráfico por nodo y pueden monitorear la red y ajustar esas cargas. Se pueden establecer umbrales y, cuando se genera demasiado tráfico en un nodo, se lo puede balancear con otro.