Conclusiones estratégicas del Mobile World Congress 2015 en Barcelona


Fue un evento con récord de asistentes y exhibidores. De ser un congreso de la industria mobile, se convirtió en una feria ICT-TMT (Information and Communication Technology-Technology, Media, Telecommunications).


Medios digitales, IT, entretenimiento y mucho más conformaron el evento. La participación de la industria telco en el panorama del entretenimiento y la tecnología para usuarios pasó a ser un punto de discusión.

La lista de las empresas que concurrieron y de las que no lo hicieron tiene su propio significado en cuanto a perfilar a la industria de las telecomunicaciones. Algo que destaca el analista de Ovum, Mark Newman, es que hubo muy poco foco en servicios para el mercado de consumidores. Los servicios cloud, IoT (Internet of Things), la movilidad empresarial y los servicios ICT, fueron las categorías de servicio más abundantes. La TV y el video móvil se notaron por su ausencia, mientas que el pago por medios móviles fue la categoría de servicio para consumidores más destacada.

Los nuevos jugadores de la industria tienen los pies sobre la tierra y trabajan con software y otros servicios a través de cloud. Su foco central es la empresa, pero ven un panorama alentador en la industria de las telecomunicaciones. El uso de capital de parte de las telcos ha caído notablemente en los dos últimos años, mientras que el control del gasto operativo los obsesiona. Pero son también muchos los que creen que ese uso de capital que ronda los U$S 400.000 millones anuales, está cerca de un punto disruptivo.

La firma investigadora Ovum detectó cinco tendencias que considera centrales y si bien aclara que no se llegó a poder apreciar todo el contenido del evento debido a su gran extensión.

1-    –  Los operadores móviles ven la oportunidad de crecimiento en el mercado empresarial. Hace dos años, los operadores telecom estudiaban las oportunidades de desarrollo de servicios digitales en los mercados consumidor y empresarial. Hoy, el foco es hacia la empresa, especialmente servicios cloud y M2M/IoT (Machine to Machine, Internet of Things). Las estrategias de los operadores en el segmento consummer evolucionan ahora hacia B2B2C (Business to Business to Consumer) y modelos de asociación con otros proveedores.

2-   –   La consolidación en los sectores telecomunicaciones-tecnología es inevitable. Proveedores cuyo negocio principal era hacer que los operadores móviles desarrollaran servicios y capacidades como mensajería, VAS (Value added services) o roaming, buscan ahora nuevas estrategias y modelos de negocio. Algunos tratan de desarrollar nuevas líneas de negocios vendiendo directamente a la empresa en lugar de hacerlo por medio del operador. Otros están desarrollando nuevas capacidades de servicios que incluyen big data o analíticos, entre otros. Pero esos nuevos mercados son muy competitivos y tradicionalmente han ofrecido márgenes más bajos que las telecomunicaciones.

3-    –  Se cristaliza la visión de los operadores respecto a las redes virtualizadas. Grupos de operadores como AT&T, Telefónica o Deutsche Telekom, mostraron sus visiones respecto a la virtualización de sus redes. Ven allí la oportunidad de impulsar economías de escala y, de ser posible, centralizar plataformas y tecnología. Sin embargo, no fueron claros a la hora de explicar de dónde surgirían los ahorros de costos y qué tan rápido podrán desactivar sus redes y funciones legacy.

4-   –   5G gana posición como plataforma de red para IoT. Los proveedores de redes y los operadores ven a 5G cada vez más como red para IoT. De esa manera, los requerimientos clave para 5G comienzan a enfocarse en la capacidad de soportar cientos de millones de conexiones y de ofrecer latencias de milisegundos que sustituyen al término “veloces.”

5-      – Los proveedores en el segmento OTT (Over the top) han comprendido que si se asocian con los operadores, pueden incrementar el uso de sus servicios. En lugar de esperar que los operadores tomen la iniciativa, ellos se acercan a los operadores y tratan de hacer acuerdos alrededor de contenidos zero-rating y paquetes de servicios. El centro de esta actividad está en los mercados o países emergentes, donde los servicios OTT tienen menores niveles de uso y donde los operadores tienen marcas sólidas y tratan de crear demanda por servicios de datos. La modalidad favorita es la que no representa intercambio de dinero y donde las dos partes se benefician. También existen casos en los que los operadores exigen y reciben pago.