Con vSphere 5, VMware simplifica la administración del storage en entornos virtuales

1 Mar 2012 en Software

CEO VMwareLa virtualización de servidores se utiliza crecientemente en esquemas de consolidación, trayendo así complicaciones para la administración de arquitecturas de almacenamiento (storage) compartidas. Además de la administración, tenemos a los inconvenientes de performance.

VMware atacó esta problemática mejorando sus recursos de administración de storage y la integración de los elementos de su plataforma en su versión 5 de la plataforma de virtualización de servidores vSphere.

 

VMware detectó una sólida tendencia del mercado en la que las plataformas de virtualización de servidores se constituyen en el centro de la administración de las infraestructuras de IT organizacionales. Por otra parte, las propiedades de vSphere 5 hacen aconsejable que los profesionales a cargo del storage se involucren más activamente en los proyectos de virtualización de servidores.

Entre las nuevas características o mejoras de este upgrade encontramos a dos que sobresalen: SDRS (Storage Distributed Resource Scheduler), que se ocupa del equilibrio de cargas de trabajo de los discos de las máquinas virtuales en los arreglos de storage y una herramienta que contribuye a la implementación de almacenamiento basado en políticas. A estas dos características se suma la nueva interfaz de vSphere con capacidad de extracción de datos de sistemas de storage de terceras partes.

En este release 5 de vSphere existen otras mejoras y agregados, pero en este caso estamos enfocando lo relativo a la administración del storage, ya que es un problema cotidiano para los departamentos de IT.

Storage DRS es importante en vSphere 5 por su potencial de maximizar el uso de los recursos al mismo tiempo que atiende a problemas de performance creados por la virtualización de servidores, tal como lo destaca una investigación realizada por la consultora inglesa Ovum. No se puede decir que el perfeccionamiento es absoluto, ya que el alcance de esta característica de vSphere se ve limitado por los problemas técnicos que genera la interacción de Storage DRS con otras funciones de administración de servidores y storage virtuales. Son problemas reflejo de los desafíos creados por la convergencia de sistemas de administración de infraestructura. Aunque la característica DRS sigue siendo de alto valor, no alcanzará su total potencial hasta que VMware resuelva esos problemas, algo que la compañía todavía no ha definido.

Otro de los enfoques de VMware para mejorar la eficiencia del storage, es el de asegurar que los datos de las máquinas virtuales residan en las ubicaciones (en los arreglos de discos) que mejor se adapten a las mismas. En este caso, vSphere introduce una herramienta simple pero efectiva para que esto ocurra durante el ciclo de funcionamiento de una VM (Virtual Machine). Además de potenciar la eficiencia del storage, esta característica ayuda a la adopción de prácticas de administración de storage para entornos tipo cloud en forma ordenada.

En su análisis del producto, la consultora Ovum destaca las siguientes mejoras alcanzadas por VMware en su plataforma vSphere 5:

         vSphere es ahora capaz de equilibrar cargas dinámicamente a través de los arreglos de discos.

         La administración de perfiles representa un método simple para confirmar que las VMs tengan almacenamiento en la ubicación más adecuada.

         vSphere permite que los recursos de almacenamiento se describan a sí mismos.

En vSphere 5 existen otras mejoras que los usuarios pueden consultar en el sitio del proveedor. Nos ocupamos del tema storage porque hemos conversado con muchos usuarios que están teniendo problemas con la administración en entornos consolidados y con intensa virtualización de servidores.

La virtualización de servidores hace a la fluidez de las infraestructuras y les permite equilibrar cargas a través de pools de recursos de hardware. De esta manera, se optimiza el aprovechamiento de ese hardware. Desde el año 2006, vSphere ha sido capaz de realizar esto en forma automática para las cargas de los servidores host. Pero no es hasta la aparición de esta versión 5 que vSphere haya podido hacer lo propio con el storage y el caso es que, sin duda alguna, es el storage el que más ha necesitado equilibrio. Esa mayor necesidad ha sido creada por la sobrecarga que la virtualización de servidores ha infligido a los subsistemas de almacenamiento.

Una de las consecuencias más serias de la virtualización respecto al storage, es la del efecto “blender” en el tráfico de I/O (Input/Output). Los requerimientos de I/O son enviados desde los servidores virtuales o VMs a los sistemas de storage mezclados o en forma aleatoria y el tráfico de un conjunto de VMs, contiene más IOs aleatorios de lo que tendría el tráfico de servidores no virtualizados usando las mismas aplicaciones. Los discos tardan mucho más para resolver IOs aleatorios (random) que secuenciales y los sistemas de storage deben así trabajar mucho más para atender a servidores virtuales. Otro problema de estos entornos es la proliferación descontrolada de VMs, conocida como VM Sprawl. Esto genera presión adicional en los sistemas de almacenamiento al aumentar la cantidad de tráfico de IO que deben manejar o asignar aunque esas máquinas luego queden inactivas.

Dados estos escenarios que hemos descrito, se hace relevante la importancia de las mejoras de vSphere 5 en equilibrio de carga y en recursos como la migración automatizada según carga de trabajo con herramientas como vMotion y otras. Del lado de los administradores, huelga decir que se economizan numerosos controles y operaciones que hoy se realizan manualmente.