Con su nuevo CEO, Symantec se abre en dos compañías separadas

Symantec es la firma global de mayor tamaño en seguridad en IT y acaba de anunciar que, al igual que lo ha hecho HP hace algunos días, se va a separar en dos compañías diferentes. La decisión se habría tomado en base a las presiones competitivas que enfrenta en el área de software de seguridad y al lento crecimiento que muestra su unidad de IM (Information Management). A la luz de una estrategia de mayor foco en los mercados objetivo, la maniobra aparece como algo lógico.

Symantec inició una carrera hacia la diversificación en el año 2004, cuando adquirió a Veritas Redux, la compañía de soluciones de software para la administración de storage que adquirió por U$S 13.500 millones. La idea era la de crear sinergias entre el software de seguridad y el de administración de almacenamiento y colocar a este mix dentro de un concepto mayor que sería el de crear entornos de protección y administración de la información.

Pero esa sinergia que parecía tan natural no llegó y las unidades de Symantec dedicadas al almacenamiento de datos tuvieron un crecimiento lento, que alcanzó a un 1.5% entre el año fiscal 2008 y el de 2013. Por el lado de la seguridad, las cosas fueron un poco mejor, pero en el mismo período sólo se creció un 4.4% y enfrentando serios desafíos para mantener su protagonismo en el mercado de los softwares de anti virus para desktops y laptops. Este último mercado las tecnologías de protección están comprometidas ya que las amenazas evolucionan más rápidamente de lo que los proveedores de anti virus pueden responder.

Symantec está invirtiendo activamente en el desarrollo de nuevas solucines para este mundo en el que las avanzadas amenazas son adaptables y persistentes. El desprender a este negocio de la otra parte de la compañía, Symantec podría acelerar su transición hacia la era de la seguridad post-anti virus.

Por otra parte, del lado de IM, Symantec tiene algunos caminos disponibles, pero no muchos. Posiblemente sean sólo dos los más potables. El primero sería invertir para competir en el alto nivel del mercado, realizando adquisiciones, entre otros movimientos. Por otro lado, puede consolidarse y prepararse para ser adquirida en función de su enorme base de clientes.

Un nuevo CEO para la nueva etapa

Hace un par de semanas, en Symantec designaron a Michael Brown como a su nuevo CEO titular. El ejecutivo había estado como CEO interino desde que su predecesor, Steve Bennett, fuera despedido en marzo de este año. Brown había prometido presentar su plan maestro antes de los 30 días de su designación y parece que ha dado un fuerte golpe de timón.

Es el tercer CEO de Symantec en tres años. Bennett fue a su vez el sustituto de Enrique Salem, quién fue despedido hace un año y medio. La designación de Brown hizo que las acciones de Symantec subieran, pero sabemos que la confianza en estos casos no dura mucho tiempo.

Symantec debía moverse para adaptarse a cambios que están ocurriendo en el segmento de la seguridad de IT. Debía alejarse de la modalidad del cliente anti virus con updates periódicos que se las arreglaban para mantener a raya a las amenazas. Ahora las amenazas van adelante. El surgimiento de los teléfonos inteligentes y las tablets complicó aún más este panorama ya que no son dispositivos donde la gente se quede esperando unos cuantos minutos a que el anti virus se actualice.

Ahora veremos que hace Brown con la compañía de seguridad que se ha constituido por separado. Ya se estaba trabajando en avanzar para llegar a un buen surtido de soluciones y servicios basados en cloud. La adaptación de Symantec a las nuevas condiciones de mercado es ahora clave y el mayor desafío para Brown.