Con Nehalem-EX de ocho cores, Intel pisa los talones de su propio Itanium

26 May 2009 en Servidores

Actualmente Intel tiene a su Xeon 7400 o “Dunnington” de seis núcleos (o cores) para servidores high-end y a su Xeon 5500 o Nehalem-EP de cuatro núcleos. Con su nueva arquitectura y diseño, Xeon 5500 encaja en la potencia y velocidad necesarias en servidores de rango medio. Pero el Nehalem-EX es un tema aparte.
Además de doblar en cantidad de cores a su colega EP, Nehalem-EX tiene un caché compartido de 24MB, cuatro conexiones QuickPath Interconnect (QPI), el dispositivo turbo boost y Hyperthreading de Intel. Eso compara con Xeon 5500 con sus 8MB de caché y tres interfaces QPI.
Como si todo eso fuese poco, Nehalem-EX tendrá el doble de capacidad de utilización de memoria que EP gracias a la escalabilidad de sus interconexiones y buffers de memoria. Los anteriores Xeon usaron FBDIMM (Fully Buffered Dimm), de alto consumo y menor performance. Los sistemas EX pueden basarse completamente en DDR3 porque no necesitan FBDIMM. Sus buffers on board soportan más memoria, hasta 16 sticks por socket, comparado con los 8 que soporta Xeon 5500.
Si se compara a Nehalem-EX con el Xeon 7400 de seis núcleos, vemos que tiene nueve veces el ancho de banda de memoria, 2.5 veces la performance en bases de datos, 1.7 veces el throughput de integrales y 2.2 veces del de punto flotante.
Nehalem-EX viene con VT FlexMigration, dispositivo que soporta virtualización.
Otra novedad es una característica RAS (Reliability, Availability and Scalability) nueva en Xeon. Se trata de la recuperación MCA (Machine Check Architecture), que controla errores de CPU, memoria o I/O trabajando a la vez con el sistema operativo para corregir y recuperar estos errores de otra manera fatales. Microsoft, Novell, Red Hat y VMware apoyan la iniciativa y sus sistemas operativos soportarán MCA cuando aparezca Nehalem-EX, algo que ocurrirá el año próximo.
La gente de Intel sostuvo que EX no canibaliza a Itanium, procesador con características MCA más robustas y funciones ausentes en Xeon, aunque con menos compatibilidad y aplicaciones en el mercado.
Intel tiene razones estratégicas para no dejar el high-end librado a esas limitaciones de Itanium y elevar las capacidades de Xeon. Y la principal es AMD con su Opteron, al que Intel no dará ninguna tregua. Con Nehalem-EX, Intel bloquea un espacio en el que AMD puede hacer las cosas bien; un espacio que Itanium parece no estar en condiciones de defender.