CEO de IBM decepcionada por los malos resultados financieros

IBM presentó un desalentador panorama financiero para su tercer trimestre del año fiscal 2014. Lo hizo el pasado 20 de octubre y su CEO, Ginni Rometty no se mostró muy satisfecha con los resultados conseguidos.

Recordemos que IBM acaba de desinvertir en el negocio de la fabricación con silicio a través de un acuerdo con Global Foundries. Este acuerdo, en el que IBM recurre al fabricante de circuitos y semiconductores, le estará costando unos U$S 1.500 millones.

 

Global Foundries se creó como desprendimiento de AMD en 2009 y luego se amplió mediante adquisiciones y nuevos contratos.

Para este trimestre en cuestión, IBM informó ingresos por valor de U$S 22.400 millones, lo cual representa una declinación del 4% en forma interanual. El ingreso neto alcanzó los U$S 3.500 millones, lo que es un 17% de caída interanual y decepcionó a los accionistas.

“Es obvio que estamos decepcionados con este trimestre,” expresó Rometty, CEO, Chairman y Presidente de IBM durante la presentación de ganancias de la firma.

Por su parte, Martin Schroeter, VP y Chief Financial Officer de IBM, trató de inyectar algo de optimismo en el cuadro de situación, refiriéndose a cómo impactará positivamente en el futuro la desinversión en los negocios de fabricación de semiconductores y también en el de los servidores x86, unidad que fue vendida a Lenovo por valor de U$S 2.300 millones.

“Con Global Foundries operando a una mayor escala, tendremos suministros al largo plazo y a precios basados en el mercado. De esa manera, salimos de un negocio que no sólo exige el uso intensivo de capital, sino que merma nuestras ganancias. Queda bien claro que se trata de la acción correcta para llevar el negocio de IBM adelante en el largo plazo,” comentó Schroeter.

Luego, el ejecutivo también destacó que en el último trimestre de este año fiscal 2014, IBM ya no tendrá a su cargo el negocio del hardware System X. Debido a esa situación, los ingresos y ganancias, junto con los mantenimientos relacionados con el anterior negocio con x86, serán menores.

Ahora, con la unidad x86 ya fuera de la compañía, en IBM tienen que lograr que los sistemas con procesadores de arquitectura Power ganen protagonismo. En este mismo tercer trimestre informado, sin embargo, los ingresos generados por Power tampoco fueron buena noticia, ya que cayeron un 12%. A pesar de este panorama algo desalentador, Schroeter dice vislumbrar un mejor futuro.

“Hemos dado un nuevo posicionamiento a nuestros sistemas Power y hemos presentado nuevos sistemas de escalamiento horizontal (scale-out, que se extienden con el agregado de nodos) basados en Power 8. Esto fue en el mes de junio de este año. Este mes de octubre, hemos anunciado un sistema empresarial high end basado también en Power 8. Estos sistemas son altamente escalables y pueden manejar las aplicaciones de misión crítica y de mayor uso intensivo de datos en la industria,” comentó el ejecutivo.

Por su parte, Rometty enfatizó en que las desinversiones realizadas en x86 y en manufactura de semiconductores de silicio, le dan a IBM la oportunidad de seguir avanzando en la simplificación de su negocio y en la remoción de capas innecesarias.

“Si bien no podemos llamarnos a la equivocación y aceptamos que nuestros resultados para este trimestre fueron decepcionantes y que no queremos minimizar este hecho, hemos sido claros antes al decir que la industria está cambiando. De esa manera, hemos ejecutado la estrategia que lleva a esta compañía hacia el futuro,” agrego Rometty.

Rometty luego continuó diciendo que, si bien algunas cosas están cambiando, no todo va a cambiar en IBM. Por sobre todas las cosas, destacó que IBM proseguirá moviendo su foco de negocio hacia la oferta de mayor valor.

Según la CEO de IBM, la compañía seguirá siendo administrada pensando en el largo plazo, a la vez que proseguirá entregando un valor significativo a sus accionistas. “Creo que estos principios son el sello que caracteriza a esta compañía,” concluyó.