Centro de cómputos para que las PYMEs protejan su información

1 Ago 2005 en Software

Cidicom, compañía regional que provee servicios profesionales en tecnología informática para empresas, entidades financieras, sector público e industrial, acaba de inaugurar un centro de cómputos alternativo para pymes, con el fin de que estas pueden mantener su información a salvo de desastres.

El centro de cómputos –que demandó una inversión de 200.000 pesos está instalado en el edificio de Cidicom -Alsina 930, Buenos Aires. Posee la más sofisticada tecnología, como sistemas de almacenamiento en discos, servidores y más de 30 puestos de PCs a fin de que los usuarios puedan acceder a su información durante los 7 días de la semana, las 24 horas del día.

El centro –que cuenta con un staff permanente de 25 ingenieros especializados en tecnología en entornos de misión crítica- ocupa una superficie de 80 metros cuadrados.

Este emprendimiento de Cidicom, permite que una empresa disponga de los equipos y tecnologías necesarias que -en caso de sufrir una catástrofe, como desastres naturales, atentados o errores humanos-  le permitirán volver a poner en marcha sus sistemas informáticos en un tiempo mínimo. Estos mecanismos, y todo el plan de actuación asociado, se conocen como disaster recovery (recuperación tras un desastre).

“Para la recuperación de datos en caso de pérdida, es imprescindible contar con un servicio que permita enviar la información a una serie de servidores externos. Esta es la prestación fundamental que ofrece este nuevo emprendimiento de Cidicom”, comenta Guillermo Pierazzoli, Director Comercial de esta empresa. 

La dependencia que todas las instituciones y empresas tienen de sus sistemas informáticos es muy alta y -a menos que se resuelva en un tiempo corto- una falla importante en sus centros de procesamiento de datos puede tener severas consecuencias operativas y económicas. Este riesgo alcanza no sólo a grandes empresas e instituciones financieras, también puede abarcar a pequeñas y medianas empresas.

“Cuantificar el costo económico que supone recomponer todo un sistema informático en marcha podría ser sencillo, la dificultad estriba en calcular el valor de la información contenida en ese sistema. En muchos casos, el valor de esos datos es incalculable y su perdida podría suponer la desaparición de una empresa,” expresó Pierazzoli.