Avanzan los estándares para administración de storage

2 Dic 2003 en Storage

Storage Management Initiative Specification (SMI-S) generada por la Storage Networking Industry Association (SNIA), está a punto de convertirse en un estándar ANSI. El comité internacional para estándares de tecnología de información (INCITS), aceptó procesar en forma urgente esta especificación que contribuye a la interoperabilidad de dispositivos de almacenamiento de diferentes proveedores. Esto se logra mediante una interfase única de administración. El proceso urgente o Fast Track, está reservado para especificaciones que ya atravesaron exigentes revisiones técnicas y, en este caso, se espera que este proceso convierta a SMI-S en un estándar ANSI oficial para mediados de 2004.
SNIA no puede homologar estándares por sí misma porque no es un cuerpo autorizado a tal fin. Una vez que la especificación se convierta en un estándar ANSI, tiene mejores probabilidades de ser adoptada por la industria. El respaldo de INCITS significa que la especificación fue bien estructurada y que no requiere demasiado trabajo para devenir en un estándar ANSI.
En otras oportunidades, las especificaciones fueron liberadas directamente por los cuerpos no autorizados para la generación de estándares y eso llevó a una adopción dispar por parte de los proveedores, ya que no todos participan en las organizaciones que generan dichas especificaciones. La no estandarización también conduce a implementaciones que se desvían de la especificación original y terminan siendo propietarias.
El crecimiento de la tecnología SAN (Storage Area Networks) apuró la necesidad de estándares de interoperabilidad del lado de los usuarios. En este caso, la especificación es el resultado de un trabajo de años en el que participaron más de treinta empresas proveedoras de IT.
SMI-S define una API (Application Program Interface) con la que las aplicaciones que administran los dispositivos de almacenamiento pueden acceder a los sistemas de los principales fabricantes del mercado. SMI-S 1.0 es el primer paso de un plan de iteraciones que esperan ir más allá de las configuraciones SAN para incluir a NAS, iSCSI y otras tecnologías de redes de storage.