AMD demanda a Intel por prácticas monopólicas

29 Jun 2005 en Servidores

AMD anunció que el día de ayer inició ante una corte federal de distrito de Delaware, Estados Unidos, una demanda antimonopolio en contra de Intel Corporation (“Intel”) bajo la Sección 2 del Sherman Antitrust Act, las secciones 4 y 16 del Clayton Act, y el Código de Negocios y Profesiones de California. El documento de 48 carillas explica en detalle como Intel ha mantenido ilegalmente su monopolio dentro del mercado de microprocesadores x86, a través de la implementación de una estrategia de coerción con sus clientes a fin de disuadirlos de realizar cualquier tipo de negocio con AMD. La queja identifica a 38 compañías que han sido víctimas de coerción por parte de Intel, incluyendo a grandes fabricantes de computadoras, pequeños integradores, distribuidores y minoristas, a través de siete tipos de actos ilegales a lo largo de tres continentes.

“En cualquier parte del mundo, los clientes merecen tener la libertad de escoger  y el poder de disfrutar de los beneficios de la innovación, capacidades que les han sido arrebatadas dentro del mercado de los microprocesadores,” dijo Héctor Ruiz, Presidente de la Junta Directiva, Presidente y CEO de AMD. “Ya sea a través de precios altos ocasionados por el monopolio, menos opciones a escoger dentro del mercado, o las barreras impuestas a la innovación, gente desde Osaka hasta Frankfurt y Chicago paga diariamente el precio en efectivo de los abusos del monopolio creado por Intel.”

Los microprocesadores x86 ejecutan los diferentes sistemas operativos de Microsoft Windows®, Solaris y Linux. Inclusive Apple®, un pionero de la PC y uno de los más grandes y perdurables innovadores dentro del mundo de la tecnología, anunció que recurrirá únicamente a procesadores x86 para ejecutar su sistema operativo Mac OS®  a partir de 2006. La participación de Intel dentro de este crítico mercado asciende al 80% de las ventas mundiales por unidad y 90% por ingresos, brindándole la posesión de un firme monopolio y un alto poder de dominación del mercado. 

Este litigio sigue el reciente fallo de la Comisión de Comercio Equitativo de Japón (Fair Trade Commission of Japan -JTFC-), que encontró que Intel abusó de su poder de monopolio a fin de excluir la competencia leal y abierta, violando con ello la sección 3 del Japan’s Antimonopoly Act. Estos descubrimientos revelan que Intel incurrió deliberadamente en prácticas ilegales a fin de detener el crecimiento de la participación de mercado de AMD a través de la imposición de limitaciones a los fabricantes japoneses de equipos de cómputo. Intel decidió no responder a las acusaciones.

La Comisión Europea ha declarado que está realizando una investigación en contra de Intel por posibles violaciones antimonopolio y se encuentra en estrecha cooperación con las autoridades Japonesas.

El documento de 48 carillas, escrito después de una exhaustiva investigación por parte del consejero legal de AMD, Charles P. Diamond de O’Melveny & Myers LLP, detalla numerosos ejemplos de lo que Diamond describe como “un esquema global y difundido que tiene como finalidad disuadir a los clientes de Intel de negociar libremente con AMD en detrimento de clientes y consumidores alrededor del mundo.” De acuerdo al documento, Intel ha mantenido ilegalmente este monopolio, entre otras cosas:

*   Forzando a clientes de gran tamaño tales como Dell, Sony, Toshiba, Gateway e Hitachi a formalizar contratos de exclusividad con Intel a cambio de pagos de dinero, fijación discriminatoria de precios, o bien, subsidios de marketing condicionados a la exclusión de AMD.

·         De acuerdo a reportes de la industria, que han sido confirmados por la JTFC en Japón, Intel ha pagado a Dell y a Toshiba grandes cantidades de dinero a fin de no realizar ninguna clase de negocio con AMD.

·         Intel pagó a Sony millones por la exclusividad. La participación de AMD en el negocio de Sony cayó de 23% en 2002 a 8% en 2003 a 0% al día de hoy.

*   Forzando a otros grandes clientes tales como NEC, Acer y Fujitsu a firmar acuerdos parciales de exclusividad condicionando reembolsos, concesiones y fondos de desarrollo de mercado (MDF por sus siglas en inglés) al acuerdo de los clientes a limitar seriamente o eliminar las compras de productos AMD;

·         Intel pagó a NEC varios millones de dólares para limitar las compras de NEC a AMD. Esos pagos aseguraron a Intel la participación en al menos el 90% de los negocios de NEC en Japón, e impuso un tope a nivel mundial en la cantidad de negocios que NEC podía llevar a cabo con AMD. 

*   Estableciendo un sistema de incentivos discriminatorios y retroactivos accionado por compras de niveles tan altos, que tiene el efecto deseado de quitar a los clientes la libertad de adquirir cualquier cantidad significativa de procesadores AMD;

·         Cuando AMD pudo ser incluido en el mapa de productos portátiles de HP, y sus productos tuvieron buenos niveles de venta, Intel respondió reteniendo el cheque de reembolsos de HP correspondiente al cuarto trimestre de 2004, y negándose a perdonar la falla de HP de alcanzar los reembolsos previstos; luego permitió que HP acortara el déficit en los siguientes trimestres prometiendo a Intel al menos el 90% del negocio de venta minorista de HP.

·         Amenazando con represalias contra los clientes si introducían plataformas con AMD, particularmente en segmentos estratégicos del mercado tales como computadoras comerciales de escritorio;

·         El entonces CEO de Compaq, Michael Capellas, dijo en el año 2000 que debido al volumen de negocio brindado a AMD, Intel retuvo la entrega de procesadores críticos para servidores. Argumentando  que “tenía una pistola apuntando a su cabeza,” le comunicó a AMD que debía dejar de adquirir sus productos.

·         De acuerdo a ejecutivos de Gateway, su compañía tuvo que pagar un alto precio por sus limitados negocios con AMD. Indicaron que Intel “los pulverizó” en como forma de tomar una represalia.

*   Estableciendo e imponiendo cuotas entre los minoristas clave tales como Best Buy y Circuit City, que les obligan a adquirir un stock abrumador o bien exclusivo de productos de Intel, limitando artificialmente las opciones de los consumidores.

·         AMD ha sido literalmente dejado fuera de Media Markt, el minorista de computadoras más importante de Europa, que cuenta con el 35% de las ventas totales minoristas en Alemania. 

·         Office Depot se ha negado a mantener en inventario computadoras móviles con plataformas AMD, sin importar el monto de soporte financiero que se le ofrezca, citando el riesgo de represalias.

*   Forzando a los fabricantes de PCs y socios tecnológicos a boicotear los lanzamientos de nuevos productos y promociones de AMD;

·         El entonces CEO de Intel, Craig Barrett, amenazó al Presidente de Acer con “severas consecuencias” por apoyar el lanzamiento del procesador AMD Athlon 64(tm). Esto coincidió con el retraso inexplicable de $15-20 millones de dólares de fondos para el desarrollo de mercados que Intel tenía pendientes por pagar a Acer. Acer se retiró del lanzamiento en septiembre de 2003.

*   Abusando de su poder en el mercado a través del establecimiento de estándares técnicos en la industria, y productos que tienen como finalidad principal el incapacitar a AMD dentro del mercado.

·         Intel negó a AMD acceso al más alto nivel de membresía para el consorcio Advanced DRAM a fin de limitar la participación de AMD en la toma de decisiones críticas de estándares de la industria, evento que afectaría sus negocios.

·         Intel diseñó sus compiladores, que traducen el software en lenguaje comprensible para las computadoras, para degradar el rendimiento del programa si es que éste era ejecutado en una computadora basada en una plataforma con un procesador AMD.