Algunos obstáculos que demoran la adopción de IPv6

IPv6 está siendo adoptado aceleradamente en países considerados emergentes en el uso de Internet. Entre ellos encontramos a China, mientras que entre los más maduros están Korea y Japón.
Estados Unidos se ubica detrás de esos países y por el momento el Departamento de Defensa es el único gran organismo gubernamental que adoptó IPv6. Dada la importancia que tienen los aspectos logísticos en la actividad militar, no sorprende que los militares quieran aprovechar la oportunidad de conectar cada pieza de equipamiento disponible a su propia red.
Los beneficios de IPv6 son muchos, pero sin embargo su adopción no va tan rápido como debiera. Algunos analistas opinan que es debido a la dificultad que encierra su implementación, mientras que otros creen que es debido a la naturaleza humana. “Es la actitud de ignorar un problema hasta que éste se convierte en una crisis. Recién entonces reaccionan para resolverlo,”  afirma Tony Hain, de IPv6 Forum.
Algunos países de Latinoamérica suelen guiarse por lo que van haciendo en los EE.UU. Esta actitud seguidora podría tener un efecto engañoso. La pasividad que se observa en ese país se debe en parte a que en él se dispone del 30 por ciento de las direcciones IP disponibles en el mundo, lo cual le da mayor tiempo que a China, por ejemplo, que tiene el 2 por ciento de esas direcciones para una población cinco o seis veces mayor. Las autoridades y los líderes de organizaciones deberían trabajar en la divulgación de este tema con mayor energía y despertar el interés que realmente merece.
En lugar de hacer un upgrade de sus redes, como estrategia para “ir tirando,” numerosas organizaciones utilizan dispositivos NAT (Network Access Translation) con los que varios usuarios se conectan a través de una misma dirección IP. Si bien estos dispositivos han sido efectivos, también han creado capas de complejidad adicional y debilitado a Internet.
Los principales factores que frenan el cambio a IPv6 parecen ser el costo de reemplazo de equipamiento, reescritura de aplicaciones y entrenamiento del staff. Pero estos costos pueden ser moderados si en las empresas se va comprando equipamiento compatible dentro de sus ciclos normales de renovación de hardware. La mayoría de los fabricantes de networking tiene hardware compatible con ambos protocolos y posiblemente en muchas compañías ya hayan comprado esa clase de equipamiento, aunque no hayan tomado nota de ello.