Algunas ventajas de las librerías de discos

12 Ago 2004 en Storage

Las ventajas de las librerías de discos, que utilizan el mismo esquema que las de cintas por medio de emulación, son varias. La mayor performance secuencial es la primera de ellas. Los drives de cintas Linear Tape Open 2 trasfieren datos secuenciales a una velocidad real promedio de 25MB por segundo. Una librería de discos de alto nivel lo hace a 400MB por segundo, por lo que una sola librería de discos ofrece el rendimiento de 16 drives de cinta de alta performance. En un entorno de backup normal, las librerías de discos deberían mejorar la performance de actividades de backup entre un 30 y 60 % respecto a las soluciones de cintas.
El acceso veloz tipo random favorece a las librerías de discos, ya que pueden rescatar datos dispersos en diferentes ubicaciones de los discos. Las restauraciones de datos incrementales de los discos toman la décima parte del tiempo que las cintas porque no tiene que realizarse la carga de cartuchos como en estas últimas. Esto potencia la naturaleza random del disco frente a la secuencial de la cinta.
La disponibilidad es otro de los factores. Las librerías de discos utilizan controladoras de almacenamiento capaces de ser totalmente redundantes y de usar protección RAID para prevenir fallos en el medio.
La mayor utilización del recurso es otro punto a favor de los discos. Las cintas tienen tamaños fijos que no siempre corresponden al volumen de datos que una empresa debe respaldar, lo cual lleva a la conservación de cintas parcialmente utilizadas. La guarda de varios volúmenes en una misma cinta incrementa la utilización, pero requiere mucho más esfuerzo y dedicación, lo que lleva a preferir el desperdicio.
La consolidación surge de la capacidad que tienen las librerías de discos para emular a varias librerías de cintas a la vez. Esto simplifica el trabajo de administración que surge de la necesidad de mantener muchos entornos diferentes de backup.
A pesar de estas ventajas, las librerías de discos siguen siendo más caras que las de cintas en términos de megabytes, al menos en el futuro cercano. Si bien los costos varían, las librerías de discos siguen siendo entre un 40 y 55% más caras. A cambio de ese sobreprecio, los usuarios logran mayor performance, mejor disponibilidad y un entorno más fácil de administrar.