Afianzadora Latinoamericana y su éxito con VMware

Afianza

 

GaiazziEl Ing. Fernando Gaiazzi nos cuenta el proyecto realizado en Afianzadora Latinoamericana, que es una de las compañías líderes en el mercado de seguros de caución y crédito. Sus procesos de negocio son complejos y, para mantener su crecimiento en el mercado y la satisfacción de sus clientes, dichos procesos requieren de agilidad y continua disponibilidad.
Afianzadora es una empresa cuya estrategia exige flexibilidad ya que debe responder y adaptarse a un mercado con necesidades cambiantes.
La infraestructura de IT de la organización atiende a una sede central en la Ciudad de Buenos Aires y a 4 sucursales en el interior del país, con unos 50 usuarios. La infraestructura es virtual en su totalidad, montada sobre 2 equipos rackeables y un storage EMC por ISCSI, con un servicio de file sharing unificado. La red es de Giga Ethernet, tal como nos lo explica el ingeniero Fernando Gaiazzi, Gerente de Operaciones de esta empresa.
En el caso de Afianzadora, los requerimientos del negocio respecto a los servicios de IT son de alta exigencia.“El negocio de Afianzadora depende casi en su totalidad de la infraestructura de IT. El correo es esencial para la comunicación con nuestros clientes y las aplicaciones críticas de la empresa como la generación de pólizas y la impresión deben correr 7×24,” nos explica Fernando Gaiazzi.
Como ocurre en el presente en la mayoría de las organizaciones, a la hora de tomar decisiones de implementación de nuevos recursos o cambios significativos en la infraestructura de IT, se hace necesario definir claramente los objetivos. En este caso, vemos que la idea era la de contar con lo necesario para crecer pero sin caer en la, antes tradicional, incorporación lineal de recursos.
Hacía falta cambiar el enfoque para enfrentar los potenciales escenarios del negocio. “El problema principal era la necesidad de crecimiento y lograr una mayor disponibilidad de los servicios críticos. También era un requerimiento bajar los costos asociados al crecimiento en el hardware,” nos dice el Ing. Gaiazzi.
Fue así que se tomó la decisión de adherir a una estrategia de virtualización. Como sabemos, las estrategias de virtualización tienen diferentes alcances y arrojan diferentes beneficios según el objetivo que se persiga. En este caso, las metas eran muy claras y “Las opciones siempre apuntaron a virtualización. Se analizó VMware y Microsoft HiperV. En una segunda instancia se analizó seguir con Exchange o migrar a Zimbra,” prosigue diciendo Gaiazzi.
Zimbra es una plataforma de email, calendario y colaboración que responde también a estrategias cloud, tanto públicas como privadas. La versión 8.0 es muy potente y aplicable a lo que se ha dado en llamar la “era post-PC,” ya que funciona con alcance a dispositivos mobile y se adapta a diferentes entornos de comunicación.
Como era de esperarse, en Afianzadora se manejaron con precaución a la hora de decidir una inversión y un proceso de cambio significativos. En los procesos de evaluación de opciones para un cambio hay que tratar de dar pasos firmes y así fue en este caso. “La evaluación se basó en los casos de éxito existentes para cada caso, y la maduración de cada producto. Que nuestro proveedor de servicios de infraestructura (Manas TI S.A.) recomendara VMware y Zimbra también inclinó la balanza,” comenta Gaiazzi.
Manas TI S.A es una empresa que provee soluciones de tecnología a empresas usuarias de sistemas como parte fundamental de sus procesos de negocio y opera desde 2004. Visto del lado de este proveedor, el problema era que “el crecimiento de la compañía requería de mayor disponibilidad de las aplicaciones. La infraestructura ya no podía cumplir con esos requerimientos y generaba continuas caídas de servicio y complicaciones para administrarla,” según reza en el sitio Web de Manas IT S.A. En ese relato del caso de éxito, el Ing. Gaiazzi había explicado que “La decisión de realizar una mejora significativa en la plataforma se generó a partir de las complicaciones relacionadas con el servidor de SQL, AD y Exchange. El mismo servidor utilizaba un Windows SBS cuyos límites estábamos alcanzando, y que generaban caídas en el Exchange y problemas de el performance en general. La primera intención fue adquirir nuevo hardware y S.O. manteniendo la plataforma física. Luego de comparar los costos y ventajas asociadas a esta alternativa contra la adquisición de una plataforma virtual con sus ventajas, el análisis se centró en decidir que proveedor de virtualización seleccionar.”
Según Fernando Gaiazzi, la elección de las soluciones VMware pasó por “Relación costo beneficio, respaldo de la marca y del canal (Manas), antecedentes en empresas del rubro.”
Según lo que percibimos tanto del lado del usuario como del proveedor, la transición fue realmente indolora ya que los procesos operativos no sufrieron ningún impacto negativo en el transcurso de la implementación.
El Ing. Gaiazzi nos explica que el proceso de implementación avanzó según lo previsto, lo que se puede resumir de la siguiente manera: Fase 1: Configuración del Cluster de VMware y P2V. El proceso no generó problemas y fue prácticamente transparente para los usuarios y el negocio.
Fase 2: Migración de Exchange a Zimbra. El proceso tuvo una etapa de adopción de los usuarios en la que necesitaron adaptarse al cambio, con algunos inconvenientes que fueron resueltos, principalmente relacionados con la operatoria diaria de los usuarios.
Los beneficios no se hicieron esperar y los resultados fueron inmediatos. “Se elevó notablemente el nivel de disponibilidad de las aplicaciones críticas. Se bajó a prácticamente 0 el tiempo de parada por modificaciones en la infraestructura. Se bajaron los costos de expansión de servidores y espacio de almacenamiento. Se bajaron costos por licencias en el servicio de mensajería,” destaca Gaiazzi. Respecto al futuro, nos explica que ya “Se está analizando la posibilidad de sumar desktops virtuales y de replicar VMs a otro sitio utilizando las capacidades existentes de la herramienta.”
Finalmente y cerrando esta nota, el Ing. Gaiazzi resume la experiencia diciendo que “Los resultados fueron los esperados, e incluso se agregaron algunas ventajas adicionales. La migración de Exchange a Zimbra fue la parte más compleja debido a la interacción directa con los usuarios finales. La migración a VM de toda la infraestructura prácticamente no tuvo impacto en las operaciones.”

La plataforma de VMware en este caso es vSphere y la administración se realiza vía vCenter.