A menor costo de almacenamiento, mayores bases de datos

4 Nov 2003 en Storage

Los precios de los recursos de almacenamiento han descendido notoriamente en los últimos tres años y eso ha favorecido la proliferación de bases de datos de mayor tamaño. Richard Winter es presidente de una empresa que lleva su nombre y se especializa en la instalación de grandes bases de datos y periódicamente evalúa la evolución que experimentan las instalaciones de sus clientes en cuanto a su tamaño. Actualmente, las mayores bases de datos comerciales en uso alcanzan un máximo promedio de los 50 terabytes. Eso ocurre en el mayor rango de la pirámide, ya que la gran mayoría de las bases de datos comerciales se ubican en un nivel que va de los 100 gigabytes a un terabyte.
Para tener una idea, no son muchas más de 200 las bases de datos comerciales que superan los 10 terabytes dentro de los EE.UU. y son apenas un puñado las que llegan a los 50 terabytes.
Pero los usarios que han logrado implementar tamañas bases de datos no se van a quedar con lo alcanzado hasta hoy y, para el año próximo, Winter evalúa que la capacidad se elevará a los 75 terabytes en estas instalaciones.
El crecimiento del volumen de datos tiene que ver con el menor costo del almacenamiento. La reducción de precios ha superado en términos inversos a la ley de More (que dice que la cantidad de transistores en un chip se duplica cada 18 meses), ya que ha caído en un 50% cada nueve meses.
Las bases de datos comerciales requieren de una capacidad de almacenamiento unas cinco veces superior a la que ocupan los datos propiamente dichos. El resto se utiliza en indexación, espejado o espacio disponible para crecimiento y mantenimiento.
La proporción exacta dependerá de la tecnología de bases de datos y de las aplicaciones. Los principale jugadores en grandes bases de datos son Oracle, IBM, Sybase y la división Teradata de NCR. El impacto de las grandes bases de datos alcanza a las redes y a toda la infraestructura de IT relacionada con los almacenamientos.
Lo principal a tener en cuenta es, en nuestra opinión, que esta capacidad de almacenamiento posibilita nuevas aplicaciones, especialmente en industrias que hasta hoy no podían almacenar toda la actividad transaccional para su análisis en plazos extendidos. Retailers, organizaciones de atención a la salud, empresas farmaceúticas y muchos otros rubros pueden beneficiarse con la ampliación de sus bases de datos.