5 Consejos de Blue Coat para el sandboxing dinámico

8 Jun 2014 en Las Agencias Informan

BUENOS AIRES, 5 de junio de 2014: Los autores de malware son hábiles y persistentes; cada día se descubren más de 200.000 nuevas muestras de malware. Además, los nuevos ataques de malware con frecuencia resultan exitosos: el 90% de las empresas informaron una infracción de seguridad en los últimos 24 meses, según un informe reciente de Ponemon. Identificamos más infracciones de seguridad de datos que nunca antes, debido a ataques dirigidos que a veces permanecen sin ser detectados durante años.

 

El malware ha avanzado tanto en los últimos años que puede determinar si se encuentra en un sandbox, una innovación que hace del sandboxing dinámico, específicamente de la capacidad de replicar entornos reales, una necesidad.

Entonces, ¿qué características debe tener una tecnología de sandboxing dinámico? A continuación, le ofrecemos una lista breve.

1.       Varias metodologías de detección: tanto la emulación como la virtualización permitirán la detección de malware con reconocimiento de máquina virtual.

 

2.       Entornos virtuales realistas y personalizables: pueden replicar perfectamente los entornos reales de producción, para combatir los ataques actuales más sofisticados.

3.       Clasificación basada en el comportamiento y puntuación de riesgo personalizada debe indicar por qué un archivo de muestra o una dirección URL fueron marcados como maliciosos, y no solo informar un resultado “bueno o malo”. Los patrones también deben proporcionar una clasificación del riesgo, deben abarcar todas las posibilidades, desde un comportamiento malicioso genérico hasta patrones de comportamiento específicos de cada familia (por ejemplo, los troyanos bancarios).

4.       Acceso a recursos integrales de análisis y datos de eventos: para que su solución de análisis de malware se encuentre disponible para su equipo de seguridad.

5.       Inteligencia accionable contra amenazas compartida. Los datos sobre ataques se deben volver a incorporar “en forma ascendente” dentro de la red de inteligencia global, de manera que los futuros ataques se puedan bloquear en el origen, y así evitar ataques polimórficos.

 

La tecnología de sandboxing sustenta la posibilidad de proporcionar una defensa sólida e integral contra las amenazas sofisticadas que existen en la actualidad. Si bien es un paso importante para una estrategia general sólida de seguridad, una defensa de múltiples capas debe tener la capacidad de bloquear amenazas conocidas avanzadas y persistentes, detectar de manera proactiva el malware desconocido y el que ya está presente, y automatizar la contención de incidentes posteriores a la intrusión y su resolución. Para ver una lista detallada de consejos prácticos para sandboxing dinámico, haga clic aquí .