3Com adquiere el total de su sociedad con Huawei ¿Salvación o caída más acelerada?

3Com adquire el restante 49% de su alianza con Huawei, el “Cisco Systems” chino. El CEO de 3Com confía en la maniobra, los analistas no. 3Com, la compañía que hemos visto un tanto deslucida en su posición de mercado, especialmente frente a Cisco Systems, inició un joint venture con el fabricante chino de productos de networking Huawei Technologies en noviembre de 2003. Justo a tres años de aquella fecha, 3Com ha decidido comprar el 49% restante de Huawei y así lograr un interesante market share en el creciente mercado chino.
La movida le cuesta U$S 822 millones y 3Com pasa a ser único dueño de H3C (Huawei-3Com), en la expectativa de competir más equitativamente con Cisco.
3Com, según surge de los comentarios de su CEO Edgard Masri, inyectará esta potencia y buen posicionamiento logrado en China dentro de sus sistema circulatorio global. De esa manera, lograría revitalizar sus operaciones en todo el mundo.
El acuerdo anterior permitía que Huawei distribuyera su propia marca en otros países, incluyendo a los EE.UU. y toda Europa. Por su parte, 3Com sólo podía distribuir la marca H3C fuera de China y Japón, dos enormes mercados.
Mark Fabbi, analista de Gartner, considera que este es el acuerdo “menos malo” para 3Com. “La compañía quedó atrapada entre la espada y la pared,” dijo Fabbi. “Si 3Com no compraba a Huawei, que es una especie de Cisco china, ésta habría comprado a 3Com. Quedaba claro que Huawei quería salir de su relación con 3Com.”
Si bien 3Com pinta un panorama de crecimiento, Fabbi pronostica una rápida declinación. Luego de que la sólida capacidad de venta de Huawei se disuelva, en tres a seis meses, las ventas de este joint venture “comenzarán a caer,” comentó el analista.
Existe una cláusula de no competencia por dieciocho meses, antes de que Huawei pueda volver a competir directamente con 3Com, algo que seguramente hará en su momento.
Otra situación desfavorable para 3Com, según los analistas, será la de no poder retener a la gente más talentosa ya que en China, esta compañía no tiene ese residuo de atractivo tipo Silicon Valley que le quedó en USA por su posición de finales de los ochenta.