2010: Enterprise Performance Management integra a la administración de riesgo

29 Dic 2009 en Software

Business Process Management (BPM) es la segunda de las áreas a la que Ovum predice protagonismo en la empresa. Dos tendencias principales llevarán a que crezca el interés en BPM durante 2010: una es el renovado foco de los ejecutivos de finanzas (CFOs) por “volver a lo básico” y mejorar la administración del desempeño financiero. La otra, es la creciente convergencia entre EPM con la gobernabilidad del riesgo y la conformidad (compliance), categoría conocida con las siglas GRC (Governance Risk and Compliance).
En una economía que será ajustada y selectiva, los accionistas externos llevarán un control más exhaustivo y preciso de los resultados financieros y operativos de las empresas. Esto llevará a que los CFOs tengan que mejorar sus capacidades para reunir, analizar y reportar información financiera. Las necesidades de evitar “sorpresas desagradables,” mejorar las eficiencias de los procesos financieros, optimizar el flujo de efectivo y cerrar los libros más rápido, llevará a que muchas compañías adopten un proceso EPM más formal para la planificación, el presupuesto, la proyección/pronóstico, la consolidación y el reporte.
El énfasis en la conformidad/compliance, la administración de riesgo y la presencia de regulaciones agobiantes, tenderá a extender el alcance tradicional de BPM para ofrecer un planeamiento estratégico ajustado al riesgo. La conformidad a regulaciones seguirá siendo impulsor de EPM, pero la mitigación del riesgo la eclipsará porque las compañías tendrán que ejecutar operativamente las estrategias de supervivencia en una economía complicada. La administración de riesgo será el eje de los proyectos de integración entre sistemas EPM y GRC, apuntando a la creación de un framework unificado y basado en procesos que posibilite una gobernabilidad efectiva del negocio.